Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Santiago restaura retablos únicos en la Capela das Ánimas

Las obras, del siglo XIX, destacan por su peculiar técnica

Los retablos de la Pasión de la Capela das Ánimas, en Santiago, son únicos en Galicia. La técnica que empleó Manuel de Prado entre 1804 y 1814 -el estuco de yeso- los convierten en una rara avis en todo el norte de España. Ubicados en un entorno hostil para el estuco, empezaron a deteriorarse hace tiempo por culpa de la humedad. El más degradado, La Caída, está totalmente reparado. Y otro, el de La lamentación sobre Cristo muerto, está casi terminado. El Consorcio de Santiago destinará 300.000 euros a completar la restauración de los siete restantes.

El estuco de yeso se utilizó mucho en Italia durante el Renacimiento y el Neoclasicismo. Esa técnica permitió a los artesanos imitar perfectamente el aspecto y ciertas cualidades físicas de materiales mucho más costosos, como la piedra, el alabastro o el mármol. Por eso, el Consorcio firmó un convenio de colaboración con el Opificio delle Pietre Dure de Florencia, una institución que cuenta con técnicos especializados en el yeso. Los expertos italianos alertaron de la consolidación del estuco y recomendaron un amplio proyecto de conservación.

El Consorcio destinará 300.000 euros al proyecto de remodelación

El objetivo es "mantener el máximo de material original y que su conservación se prolongue en el tiempo", explicó ayer la responsable de la restauración, Ángeles Fernández. La manera de conseguirlo es eliminar la última capa de policromía -los retablos fueron pintados hasta diez veces- para devolverles el aspecto y el color. El rigatino, un entramado de finas rayas que se superponen, es el método que utilizaron los técnicos para que, en el futuro, se pueda reconocer cuál es la parte original del retablo y cuál la modificada por el restaurador.

El proyecto empezó en 2006 con el estudio del Opificio y un taller de formación para restauradores que permitió conocer las dificultades técnicas que encierra la elaboración del estuco de yeso. "No es habitual en la comunidad, por lo que desconocíamos el proceso a seguir", explica Fernández. Esta técnica italiana fue importada por la España musulmana en las iglesias del sur. Pero el método nunca se extendió más allá de Castilla. La climatología en Andalucía hacía posible que el yeso permaneciera más tiempo en buen estado.

El alcalde de Santiago y presidente del Consorcio, Xosé Antonio Sánchez Bugallo, señaló que la restauración es una "forma de trasladar" a las generaciones futuras un patrimonio que "no se debe perder". Aunque está previsto que la remodelación de la Capela das Ánimas termine el año que viene, Bugallo insistió en que la prisa no es buena consejera y que los plazos nunca deben ser un problema. Recordó, además, que la ciudad "no tiene que estar necesariamente acabada el 25 de julio de 2010" para el el Año Santo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 26 de marzo de 2009