El fiscal exculpa a la Xunta del desastre ecológico en A Fervenza

Imputados dos directivos de Ferroatlántica por la muerte de miles de peces

La Fiscalía considera que Ferroatlántica es la única responsable del desastre ecológico que provocó la muerte de miles de peces en noviembre de 2007 al quedarse seco el embalse de A Fervenza, en el río Xallas, que explota esta empresa. En un escrito remitido al juzgado de Corcubión -en el que se instruyen las diligencias previas para determinar si se cometió un delito o no- el ministerio público exculpa a los dos directivos de Augas de Galicia, organismo dependiente de la Consellería de Medio Ambiente, que están imputados por el juez en esta causa.

Para el fiscal de Medio Ambiente, Álvaro García Ortiz, la responsabilidad de aquel desastre recae en los otros dos acusados, el consejero delegado de Ferroatlántica, José Luis González-Haba, y el jefe de explotación del embalse, Román Lozano. La Fiscalía les considera autores de un delito ecológico.

Medio Ambiente mantiene un expediente abierto a la empresa

El informe pericial incorporado a la instrucción del juez de Corcubión concluye también que la empresa es la responsable de que, en plena sequía, quedase prácticamente vacío este embalse de A Costa da Morte por soltar de forma indebida agua para garantizar así la producción de electricidad en otra presa que también explota Ferroatlántica, río abajo, en el mismo Xallas.Este informe del perito coincide con la argumentación de la Consellería de Medio Ambiente y en él también se basa la Fiscalía para pedir al juez instructor que se mantenga la imputación de los directivos de la empresa concesionaria del aprovechamiento hidrológico del río Xallas. Por el contrario, para el ministerio público no deberían seguir imputados en esta causa judicial el director general de Augas de Galicia, José Luis Romero, y el subdirector, Francisco Alonso, cuya actuación estima correcta.

La empresa concesionaria mantiene que avisó a la Administración autonómica de la situación crítica que atravesaba el embalse de A Fervenza, con un nivel de ocupación casi nulo, mediante un fax enviado la víspera de aparecer miles de peces muertos por falta de oxígeno. El organismo dependiente de la Consellería de Medio Ambiente asegura, por el contrario, según declararon ante el juez los dos altos cargos aún imputados, que esa comunicación de Ferroatlántica, remitida al Servicio de Protección da Natureza y no a Augas de Galicia, fue insuficiente. Y alega que los informes diarios que emite la Xunta sobre la ocupación de los embalses, con datos que las empresas concesionarias están obligadas a comunicar, son sólo datos estadísticos que en ningún caso eximían a Ferroatlántica de alertar del descenso alarmante del caudal de A Fervenza en las semanas anteriores al desastre ecológico.

La consellería considera sospechoso que mientras ese embalse se quedaba prácticamente vacío, la otra presa que explota Ferroatlántica, aguas abajo, para la producción de energía eléctrica, estuviese casi lleno, con un 90% de ocupación.

De hecho, Medio Ambiente mantiene abierto un expediente administrativo sancionador contra la empresa concesionaria que podría suponer el pago de una multa de hasta 600.000 euros.

Ante el juez de Corcubión, los dos altos cargos de Augas de Galicia defendieron haber actuado con responsabilidad nada más tener conocimiento de la gran mortandad de peces en A Fervenza, al obligar a Ferroatlántica a cerrar la presa para que recuperase lentamente caudal.

Una vez recibido el escrito de la Fiscalía, el juez de Corcubión deberá decidir a partir de este momento si sigue adelante con las diligencias judiciales y quiénes son finalmente los imputados de los cuatro que ahora mismo comparecen en la causa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 25 de marzo de 2009.