Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:WOLFGANG PALZ | Presidente europeo del Consejo Mundial de Energías Renovables

"No creo factible la revolución energética que promete Obama"

San Sebastián
Nacido en Alemania en 1937 y físico de formación, Wolgang Palz es el presidente para Europa del Consejo Mundial de Energía Renovable. También fue responsable de energías limpias en la Comisión Europea.

Wolfgang Palz, presidente para Europa del Consejo Mundial de Energías Renovables, participó recientemente en un foro de debate organizado por la sociedad pública Fomento de San Sebastián. El ex responsable de energías limpias de la UE imagina un futuro descentralizado, en el que los gigantes de hoy en día no tengan tanto peso.

Pregunta. ¿El futuro de la energía, en concreto el de las renovables, estará en manos de las mismas empresas energéticas de siempre?

R. A dia de hoy, vemos que la mayoría son recién llegados o empresas reconvertidas en el sector de las renovables. A nivel mundial se han creado unas 400 empresas en el sector.

P. ¿Qué pasará entonces con los gigantes energéticos?

R. A los grandes industriales les interesa sobre todo la producción a gran escala, como la eólica en alta mar, porque ahí pueden conseguir grandes concesiones. Creo que el futuro de la energía tiene que ser descentralizado. En Alemania se habla de producir energía fotovoltaica en el Sáhara para transferir después la electricidad a Europa. Eso sería una estupidez. Ahora que podemos dejar de depender del gas de Argelia, no tendría sentido empezar algo así. Además, tampoco hay mejores condiciones en el desierto. El mejor lugar del mundo son las islas Canarias: tienen el mismo sol que el Sáhara, pero para el fotovoltaico es importante tener un poco de viento frío que venga del mar.

P. ¿Está España a la altura de los elogios que recibe desde EEUU?

R. España hizo la legislación necesaria y se ha roto el monopolio. Empresas como Fenosa o Endesa ya no son las únicas que pueden producir electricidad y venderla. Cualquiera que produzca energía, por ejemplo colocando paneles solares en el techo, puede venderla a la red. La tarifa es fijada por el Gobierno de manera que el que invertía en energías renovables conseguía buenas rentabilidades. EE UU no tiene eso. Por eso no creo que sea factible lo que promete Obama con su revolución energética. Doblar en tres años la proporción de renovables no es realista.

P. Este sistema sólo puede funcionar si el Estado asume parte del coste.

R. Esto es necesario para que la maquina pueda arrancar. El que todo el mundo pague esto a través de sus impuestos sólo está justificado si hay una expectativa de que los costes de producción bajen. Actualmente, un módulo de energía fotovoltaica cuesta tres euros por vatio, pero ya existe la tecnología para reducir tres veces ese precio. Y fomentar este tipo de energía tiene otras ventajas: la reducción de la dependencia energética con respecto a otros países, la reducción de las emisiones de CO2, etcétera.

P. ¿Hay otros países a los que habrá que tener en cuenta en el mapa de las energías renovables a medio plazo?

R. Tengo muchas esperanzas puestas en China, que está entrando con fuerza. Tienen la industria fotovoltaica más grande del mundo, así como el mayor parque de calentadores de agua que funcionan con energía solar. En energía eólica son los que más crecen en infraestructuras. Habrá que contar con ellos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 23 de marzo de 2009