Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los nuevos trenes de Cercanías no caben en las estaciones

El plan de inversiones de Fomento destina 950 millones a reformas

De las 107 estaciones de Cercanías de Barcelona, 53 necesitan una actuación urgente porque miden 160 metros y se necesitan 200 para que puedan parar los nuevos trenes Civia en doble composición. No es, pues, casual que el plan de Cercanías destine casi una cuarta parte de las inversiones (950 millones de un total de 4.000) a adecuar las estaciones.

El plan no es conmiserativo al describir el presente. Además de resultar cortas para las necesidades futuras, las estaciones presentan otras deficiencias. Por ejemplo, 43 carecen de paso para peatones a diferente nivel, 79 no son accesibles para personas con movilidad reducida, en 96 no hay aparcamiento para bicicletas, 68 no tienen zona de aparcamiento para coches (park and ride) y en ninguna hay una plaza reservada para que aparquen personas con movilidad reducida.

Todos los andenes deberán tener una longitud de más de 200 metros

El futuro tiene que ser distinto; es decir, mejor. Al menos eso establece el plan, que se compone de dos partes claramente diferenciadas: el diagnóstico sobre el presente y los objetivos, a cuyo cumplimiento se destinarán los 4.000 millones de euros. Esta inversión está dividida en dos fases: en la primera, que comprende el periodo que va de 2008 a 2011, las inversiones suman 1.580 millones; los 2.420 millones restantes corresponden al segundo cuatrienio, es decir, los años que van de 2012 a 2015, ambos incluidos.

Un total de 3.050 millones son para nuevas infraestructuras (2.540 millones de euros) o renovación de las existentes. Entre las nuevas infraestructuras están la duplicación de vías de Arenys a Blanes y de Montcada a Vic, el túnel en Montcada i Reixac, la línea entre Castelldefels y Cornellà, y el trazado al aeropuerto, con prolongación hasta la terminal cuatro.

Al programar la intervención en las estaciones, Fomento prevé que todas ellas pasen a tener un mínimo de 200 metros de andén y, en la mayoría de los casos, andenes más anchos y dotados de marquesinas que protejan al usuario de las inclemencias del tiempo. Además, todas ellas deben tener un paso para peatones a un nivel diferente del de los trenes y, por supuesto, se debe mejorar la accesibilidad para personas con movilidad reducida. Al menos, sostiene el plan, debe haber dos plazas de aparcamiento reservadas para este tipo de usuario en todas las estaciones y una más por cada 4.000 usuarios.

Las plazas de aparcamiento, que ahora son 5.849, distribuidas entre 38 estaciones, tienen que convertirse en 17.000, y a ser posible, se debe disponer también en todos los casos de espacios reservados para bicicletas.

El tren ha ganado pasaje de forma continuada a un ritmo superior al 5% en los últimos 15 años. En 1989 utilizaban los servicios de Cercanías barceloneses unos 42 millones de viajeros; hoy son unos 125 millones. Dicho de otro modo, la media diaria ha pasado de 140.000 a 410.00. El objetivo de Fomento es conseguir que los trenes tengan en torno a 160 millones de pasajeros en 2015.

Para eso hay que mejorar las instalaciones (estaciones y catenarias) y también el material móvil, para que se puedan aumentar las frecuencias y la capacidad de los vehículos.

Entre los puntos débiles del sistema se hallan los dos túneles que cruzan Barcelona. El plan de Cercanías prevé redistribuir y racionalizar el sistema de circulaciones, de forma que se puedan incrementar las frecuencias. Para ello se ha previsto desde la renovación de catenarias (iniciada en diciembre pasado en el túnel de Aragó) hasta el cambio en el sistema de seguridad. Si se tiene en cuenta que los servicios de largo recorrido y no pocos regionales pasarán a la vía de alta velocidad, se ve que se podrá mejorar bastante el servicio que agrupa las cinco estaciones con mayor demanda en la red.

El proyecto establece que, una vez realizadas las obras, todas las estaciones próximas a Barcelona ofrezcan una frecuencia máxima de un tren cada seis minutos. Para la segunda corona, el objetivo es reducir el tiempo de trayecto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 23 de marzo de 2009