Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El polémico túnel de Bracons se abrirá al tráfico el 3 de abril

ICV y los ecologistas se opusieron a la infraestructura - La nueva víadejará en 30 minutos la hora larga que separa en la actualidad Vic y Olot

La apertura del túnel de Bracons, pieza clave del nuevo eje viario Vic-Olot, que conecta las comarcas de Osona y la Garrotxa, ya tiene fecha de apertura: será el 3 de abril, poco antes de Semana Santa. La obra supone la culminación de una de las construcciones más polémicas de Cataluña, junto con las del Cuarto Cinturón en el Vallès y la línea de muy alta tensión (MAT), obras emblemáticas para el PSC y denostadas por los ecosocialistas de Iniciativa-Verds y, en menor medida, por Esquerra Republicana. Bracons era una auténtica patata caliente, gestada en la época de CiU, que heredó el tripartito y a la que se oponía radicalmente ICV.

Desde diciembre de 2003, cuando se constituyó el primer tripartito, el Departamento de Medio Ambiente ha sido dirigido por Iniciativa-Verds, formación contraria por definición a las grandes intervenciones en el territorio, y la proyectada para Bracons lo era. El Departamento de Obras Públicas ha estado en manos del PSC, siempre con Joaquim Nadal como consejero. Entre los dos departamentos ya desde el inicio se mantuvo una pugna a causa del túnel. ICV se oponía a la obra porque su impacto y el tráfico que comportaría afectarían negativamente a una zona como la Vall de'n Bas, uno de los escasos parajes relativamente vírgenes que quedan en Cataluña. El resultado fue que se rebajaron parámetros -se pasó de cuatro a tres carriles, se protegió la zona de la especulación urbanística y se rebajó la calificación de la nueva vía para impedir el tráfico pesado-, pero la gran infraestructura se ha acabado construyendo. De la misma manera progresan las otras dos: el Cuarto Cinturón y la línea de alta tensión procedente de Francia.

La obra comenzó en marzo de 2003, bajo el Gobierno de Jordi Pujol

Actualmente, el trayecto entre Vic y Olot, de 48 kilómetros, supone una hora larga de viaje por carreteras comarcales estrechas y sinuosas. La apertura del nuevo eje reducirá el recorrido a unos 30 minutos y además se ganará en seguridad. Con una longitud de 4,5 kilómetros, el túnel de Bracons será el tercero más largo de Cataluña, después de los de Vielha y el Cadí.

Las obras comenzaron en marzo de 2003, con los últimos coletazos del Gobierno convergente de Jordi Pujol, después de años de reivindicaciones de los sectores económicos y empresariales de la zona, que lamentaban el aislamiento y la incomunicación histórica de dos comarcas físicamente muy próximas. El proyecto fue muy contestado desde su presentación, en 1994, por plataformas ecologistas que convirtieron Bracons en un símbolo de la defensa medioambiental.

Los contrarios al túnel alegaban que se dañaría la zona volcánica de la Garrotxa y otros espacios de interés natural, y proponían alternativas como mejorar la C-63, que une Vic y Olot por Santa Coloma de Farners y el Eix Transversal, o la vía que une ambas ciudades por los túneles de Capsacosta y Ripoll. Los ecologistas también denunciaban la posibilidad de que el nuevo eje se convirtiera en una especie de autovía para el tráfico de mercancías entre la Península y el resto de Europa, aprovechando el Eix Transversal y el desdoblamiento de la N-260 en dirección a Figueres.

Los cambios introducidos para intentar apaciguar a los ecologistas incrementaron el coste de la obra, que pasó de los 187 millones iniciales a 300. Pese a todo, no lograron vencer la oposición de los ecologistas.

El nuevo túnel permitirá el paso de camiones de gran tonelaje solamente cuando tengan origen o destino en las comarcas de Osona y la Garrotxa. El resto de los vehículos pesados tendrán que desviarse por la autopista AP-7 o por otras carreteras para evitar colapsos en el entorno de la ciudad de Olot, donde aún no está construida la variante, lo que incrementará el tráfico en la zona el 25%. El control de los camiones autorizados lo realizarán los Mossos d'Esquadra. También se pondrán en marcha sistemas de señalizacióny advertencia en las carreteras y a través del sistema GPS.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 21 de marzo de 2009