Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COLUMNA

Reparos

En uno de los artículos de su libro recopilatorio The Scientist as Rebel, Freeman Dyson cuenta una anécdota que le sucedió a su colega Richard Feynman, Premio Nobel de Física y uno de los científicos más prominentes del pasado siglo. A Feynman, que era además un profesor brillantísimo, le preocupó la educación de sus hijos y dedicó parte de su tiempo a analizar los libros de texto en que iban a adquirir sus conocimientos científicos. Estudió también los manuales del profesor que los acompañaban y fue especialmente crítico con estos últimos. Le preocupaba, sobre todo, que los profesores que utilizaran aquellos manuales penalizaran a los alumnos que recurrían a vías originales para resolver problemas. Lo curioso del asunto es que años después vio confirmados sus temores al ver cómo a su hija la suspendían en Matemáticas por resolver un problema de un modo que no se ajustaba a lo estipulado. Cuando Feynman se entrevistó con el profesor, recibió de éste la respuesta de que él, Feynman, no tenía ni idea de Matemáticas. A partir de aquel momento, la hija de Feynman estudió álgebra en casa con su padre y sólo acudió al centro escolar a examinarse.

En un reciente reportaje publicado en The New York Times, se analizaba el conflicto que puede surgir entre integración y aprendizaje a través de la experiencia de una high school con un elevado número de alumnos inmigrantes, especialmente latinoamericanos. En esa escuela los alumnos inmigrantes son segregados, es decir, constituyen una escuela distinta dentro de la escuela, pero obtienen mejores resultados que en las escuelas integradas, promocionan en índices muy altos y se consigue, y esto es esencial, que no abandonen sus estudios. No pretendo valorar aquí la experiencia, y sólo me detendré en la importancia que en ella adquieren los test. Los buenos resultados dependen del adiestramiento de los alumnos para responder a esos test y nos podemos encontrar con consejos como éste: "Lo único que necesitáis saber sobre la Batalla de Inglaterra es que fue un combate aéreo, de manera que si os preguntan algo sobre ella en el test buscad una respuesta en la que se haga referencia a los combates aéreos".

Los test se están convirtiendo en un procedimiento habitual para evaluar el sistema educativo. Los hay a nivel local, nacional e internacional, y miramos con lupa sus resultados mientras predicamos la preferencia que han de tener sobre ellos otras variables: integración, socialización, valores, etc. Tampoco voy a analizar aquí esa incongruencia. Sí me preocupa que podamos estar promoviendo una enseñanza orientada al examen y unos alumnos inseguros, obsesionados con la pauta del test. He conocido alumnos más audaces que los actuales, alumnos capaces de sorprenderme y de enseñarme a mí mismo. Hoy no les aconsejaría que lo fueran, salvo a riesgo de que pudieran suspender el test. Supongo que esto a Richard Feynman lo llevaría a los demonios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de marzo de 2009