_
_
_
_
Cartas al director
Opinión de un lector sobre una información publicada por el diario o un hecho noticioso. Dirigidas al director del diario y seleccionadas y editadas por el equipo de opinión

Lecciones de economía

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

Una de las lecciones que podemos aprender de esta crisis es que el modelo económico basado en la especulación inmobiliaria y el consumo desmedido sufragado por las entidades de créditos y bendecido por los sucesivos Gobiernos de uno y otro color ha fracasado estrepitosamente.

También hemos aprendido que una mayor desregulación de los mercados y un menor control por parte de las autoridades competentes no conlleva mayor eficiencia ni mayores niveles de bienestar a largo plazo, sino todo lo contrario.

Sabemos, ya lo sabíamos de anteriores crisis, que los mayores perjudicados serán de nuevo los trabajadores, en mayor medida los que pierdan sus trabajos, por supuesto, pero también los que lo mantengan y vean cómo sus condiciones laborales perjudicadas con contratos basura, congelaciones salariales y jornadas interminables harán imposible la tan esperada conciliación de la vida laboral y familiar.

Haz que tu opinión importe, no te pierdas nada.
SIGUE LEYENDO

Frente a todo este panorama, las medidas que solicitan los empresarios y algunas autoridades competentes (gobernador del Banco de España) se limitan a flexibilizar el mercado de trabajo, es decir, a abaratar el despido sin solicitar políticas activas de empleo dirigidas a adecuar los conocimientos de los desempleados que no son capaces de encontrar un nuevo trabajo a las necesidades de los empleadores, fomento de la contratación a tiempo parcial, como sucedió en Holanda y Dinamarca reduciendo el paro de las mujeres y el de hombres en edad adulta, fomento de la educación para proporcionar al mercado de trabajo profesionales con alta capacitación que proporcionen empleos con valor añadido, impulso de las nuevas tecnologías que produzcan incrementos de la productividad, desarrollo de la industria de energías renovables, para eliminar nuestra dependencia energética y contribuir a un desarrollo sostenible.

En definitiva, medidas que produzcan un cambio real en el modelo económico actual y que no supongan una menor protección social de los trabajadores, ya demasiado desprotegidos frente a abusos de todo tipo.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_