Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Condenado a tres años el periodista que lanzó sus zapatos a Bush

Bagdad / París

El periodista iraquí Muntazer al Zaidi, considerado un héroe en el mundo islámico, ha sido condenado a tres años de prisión por lanzar sus zapatos contra el entonces presidente de EE UU, George W. Bush, en una rueda de prensa en Bagdad a finales de 2008.

Finalizada la vista oral, los jueces tardaron 15 minutos en dictar sentencia. En el exterior, cientos de seguidores que esperaban la liberación del periodista profirieron insultos: "Es un tribunal estadounidense"; y otros gritos: "Es nuestro héroe" y "abajo Bush".

Los abogados defensores calificaron la sentencia de "severa" y anunciaron la apelación. El jefe del equipo, Dhiaa al Saadi, dijo que su cliente nunca quiso causar daño, sólo expresar su enfado. Cuando el juez preguntó a Al Zaidi cómo se declaraba, éste replicó: "Inocente, porque fue una respuesta natural a la ocupación".

Una encuesta encargada por la cadena de televisión británica BBC y la estadounidense ABC (cuyo resultado completo se conocerá el lunes) indica que el 62% de los iraquíes considera al periodista un héroe. El 24% lo califica de criminal y un 10% le considera tan héroe como criminal.

Cuando Al Zaidi, de 27 años, lanzó sus zapatos contra Bush y gritó "¡perro!" en la rueda de prensa conjunta con el primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, se convirtió en el hecho noticioso que recorrió todas las televisiones. En la cultura árabe lanzar un zapato es un grave insulto, y por ello millones de musulmanes en el mundo vieron ese gesto como un acto de desafío y dignidad.

El Gobierno iraquí calificó entonces lo ocurrido de "vergonzoso". Ayer no hubo reacción alguna a la sentencia.

Reporteros Sin Fronteras (RSF) ha lamentado lo ocurrido. "En un país donde escapan a la justicia tantos asesinatos de periodistas, la condena más bien parece cinismo", asegura en un comunicado. RSF lamenta que "el periodista utilizara ese procedimiento para protestar por la política del presidente estadounidense", pero insiste en que "nada justifica esta condena de cárcel".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de marzo de 2009