El juicio por la trama de Hacienda empezará en septiembre y Borrell declarará como testigo

Una década después de que destaparse el caso, la Audiencia de Barcelona ya ha fijado fecha para juzgar la supuesta trama de corrupción de Hacienda en Cataluña. El juicio se iniciará el 15 de septiembre en la Sección Novena y el tribunal ha previsto que se prolongue hasta el 15 de abril de 2010. Es decir, siete meses de proceso, en sesiones de lunes a jueves y de mañana y tarde.

Será, sin duda, el juicio más complejo que se ha celebrado nunca en Barcelona y probablemente en España, ni siquiera comparable por su complejidad con los casos de terrorismo u otros delitos cometidos que se ven en la Audiencia Nacional, coinciden en explicar diversas fuentes judiciales. El hecho de que el escrito de acusación que redactaron los fiscales Emilio Sánchez Ulled y Fernando Rodríguez Rey ocupe 349 folios da una idea de esta complejidad, así como las decenas de miles de folios de la causa.

Así se explica que el tribunal presidido por la magistrada Carmen Sánchez Albornoz haya estado unos meses sin señalar la vista, hasta que se le ha doblado la sala para poder seguir celebrando los juicios habituales que le correspondan.

Tampoco nunca, como en este proceso, se había sentado en el banquillo un ramillete de acusados tan peculiar, encabezado por José Luis Núñez Clemente, ex presidente del FC Barcelona, su hijo y el empresario Javier de la Rosa, quienes afrontan una petición de pena de la fiscalía de ocho años de cárcel. También se sentará en el banquillo el asesor fiscal Juan José Folchi, ya condenado a penas de cárcel en otros procesos y para quien el fiscal solicita 12 años de cárcel.

Es precisamente el abogado de Folchi quien ha logrado que entre los centenares de testigos que declaren en el juicio sea citado José Borrell, que era secretario de Hacienda cuando ocurrieron los hechos. Precisamente la difusión de este caso acabó con sus aspiraciones políticas en España, hasta tal punto que dimitió como candidato del PSOE a la presidencia del Gobierno después de ganar contra pronóstico las únicas elecciones primarias que ha celebrado ese partido.

Borrell renunció al cargo porque los máximos responsables de Hacienda en Cataluña acusados en su día eran hombres de su confianza y mantenían con él una relación de amistad. Entre ellos figura José María Huguet, a quien los fiscales sitúan en la cúspide de la trama y que había sido jefe de la Dependencia Regional de Inspección de Cataluña entre 1985 y 1994, así como Álvaro Pernas y Manuel Abella, jefes de las unidades regionales de Inspección. Las penas que se solicitan para ellos oscilan entre 16 y 22 años.

Entre los 13 acusados también figuran Juan Antonio Sánchez Carreté, el asesor fiscal que le hacía la declaración de renta a Jordi Pujol, y Eduardo Bueno, presidente de la inmobiliaria Ibusa y candidato a la presidencia de la Generalitat en 1984 por la extinta Alianza Popular.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0005, 05 de marzo de 2009.

Lo más visto en...

Top 50