Una crisis con personalidad propia

El peso de la construcción y una industria vulnerable agravan la situación

La crisis global golpea con dureza al tejido productivo valenciano y sus consecuencias sobre el empleo son acaso más duras que en otras comunidades. La Comunidad Valenciana fue en 2008 la que más expedientes de regulación de empleo aprobó y la segunda que más trabajadores despidió con ajustes colectivos. El desempleo en el Inem registró el año pasado el tercer mayor repunte autonómico y fue Castellón la provincia del país con un mayor aumento. También fue la segunda autonomía en la que más firmas recurrieron al concurso de acreedores.

Un escenario muy vinculado al parón de la construcción, sector que tiró con especial fuerza de la economía valenciana en la última década, pero que distintos expertos también relacionan con la falta de cambio generalizado, con excepciones, en la industria y con el efecto de la caída del gasto en un tejido muy vinculado a los bienes de consumo. Y pese a que el presidente Francisco Camps defendió en la feria de turismo de Madrid que la Comunidad Valenciana es una referencia para otras autonomías para salir de la crisis, distintas estadísticas no acompañan el comentario.

Las pymes, micropymes y autónomos son más vulnerables
La patronal asegura que los empresarios aprovecharon la época de bonanza
Más información
En busca de un crecimiento sostenible

Hay voces que insisten en que la crisis es más "dramática" en la Comunidad Valenciana, como defendió el nuevo secretario general de CC OO-PV, Francisco Molina, en el reciente congreso en el que fue elegido. Molina argumenta su afirmación en la incidencia de la bajada de la construcción, en un repunte más acusado del desempleo (superior a la media española), en el mayor porcentaje de eventuales y en una media inferior de salarios que implica prestaciones más bajas. La construcción, resume, tiene una "incidencia notable" al explicar la deriva de la economía valenciana "pero el sector industrial tenía que haber realizado un cambio que no ha hecho", aunque algunas empresas sí lo hayan logrado. "El crecimiento de la construcción fue superior en la Comunidad Valenciana y ahora lo pagamos en sentido contrario", argumenta en esta línea Carlos Calero, secretario de Acción Sindical de UGT-PV. Calero defiende que la situación valenciana "es peor" a la de otras grandes autonomías y atribuye esta situación también al efecto de la desaceleración del consumo en la industria.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Los expertos inciden en los matices de la economía valenciana. Vicente Pallardó, director del Observatorio de Coyuntura Económica Internacional (OCEI) explica que en España hay dos elementos diferenciadores en la crisis: el déficit externo y un modelo de crecimiento muy relacionado con la construcción. "El peso de la construcción en la Comunidad Valenciana ha sido superior y aunque el parón es común, afecta más en aquellas comunidades donde pesa más". Otro problema que menciona, en este caso estructural, es una falta en general de adaptación de los sectores productivos a la competencia global, aunque excluye del comentario a algunos subsectores. Pero Pallardó sitúa "el principal problema" general en "que no fluya el crédito". "Si no fluye se va a alargar mucho", advierte.

En la misma línea, José Miguel Giner, del departamento de Economía Aplicada de la Universidad de Alicante y director de la cátedra Bancaja de jóvenes emprendedores, insiste en que el modelo económico valenciano se ha basado en el "boom de la construcción" y, por ello la crisis inmobiliaria está afectando "de una forma muy dura". Giner menciona que en la industria hay "una preponderancia" de los bienes de consumo, "muy vinculados a la fluctuación de la demanda". "Se tendría que apostar, y hay empresarios que lo han hecho, por el valor añadido, la marca, etc." para que la industria fuera menos vulnerable a fluctuaciones. También recuerda el mayor peso de pymes, micropymes y autónomos, "muy vulnerables a la crisis".

Por su parte, la patronal alicantina (Coepa) atribuye la situación a la construcción y al descenso del consumo. Y aunque reconoce que el paro ha crecido por encima de la media española, según la última Encuesta de Población Activa, también deja claro que este repunte no está entre los mayores. La patronal menciona también que en 2008 la población valenciana creció un 3% (un punto más que la media) y la que llegó en edad de trabajar un 2%. También esgrime que la cifra de ocupados bajó tres décimas menos que la media. "¿Es una situación optimista? No, ni aquí ni en ningún sitio. Pero ni somos tan malos ni somos los últimos", resume Javier López Mora, secretario general de Coepa. El dirigente, además, asegura que se ha aprovechado la época de bonanza: "Si no estaríamos peor. La gente aprendió la lección de la otra crisis".

Apuntes de la evolución económica

- Expedientes de Regulación de Empleo. El año pasado, se autorizaron en la Comunidad Valenciana 1.286 ERE, la mayor cifra de España. Estos ajustes afectaron a 27.617 trabajadores. De este total, 8.658 empleados sufrieron despidos colectivos, segunda mayor cifra del país.

- Concursos de acreedores. La Comunidad Valenciana fue la segunda autonomía donde más empresas se vieron abocadas a recurrir a esta fórmula (390) para tratar de buscar una salida a la crisis

- Mercado laboral. A finales del año pasado había 357.824 trabajadores inscritos en las oficinas del Inem en la Comunidad Valenciana. El número de parados creció un 65,90%, el tercer mayor repunte autonómico. Según la última EPA, por otro lado, la población activa (en edad y disposición de trabajar) creció un 3,94% (por encima del 2,95% de media española) y la cifra de ocupados cayó un 2,71% (por debajo del 3,03% de media española).

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS