Reportaje:Nuevas ordenanzas en Madrid

¿Y si el contenedor está a reventar?

Multas de 750 euros por dejar basura en la acera - Un paseo por Centro muestra las trabas para acatar la norma

Enrique, pantalón de chándal y zapatillas, se acerca al contenedor de envases con una bolsa blanca en la mano. Está lleno, claramente, pero no piensa darse por vencido. Empuja y empuja hasta que consigue embutir su bolsa. Sonrisa de satisfacción. El siguiente vecino ya no podrá hacerlo. Y le quedarán tres opciones: dejar la basura en el suelo -cosa que anteayer, a las 21.30, ya habían hecho muchos convecinos suyos frente al 41 de la calle de Santa Isabel (Embajadores)-, darse un paseo hasta el siguiente contenedor o volver con las bolsas a casa. Si opta por la primera, y le descubren, le caerá una multa. De hasta 750 euros, que es lo que contempla la ordenanza aprobada ayer.

"¿En serio? ¿750 pavos? Qué fuerte. Pero si esto siempre está lleno...", protesta Enrique, que mira con suspicacia a su interlocutora, quizá sospechando que en realidad es uno de los 300 inspectores que el Ayuntamiento de Madrid sacará a la calle para sancionar a los que no reciclen o a los que abandonen basura en la vía pública. Pero, ¿qué pasa si el contenedor está a reventar? ¿De quién sería la culpa entonces? Este periódico hizo dos rutas por distintas calles y barrios del distrito Centro el lunes y el jueves pasado. Por ejemplo, el jueves, revisó el estado de 14 islas de contenedores. Nueve azules (papel y cartón) y ocho amarillos (envases) ya estaban llenos. El lunes, la proporción fue similar, en las calles aledañas a Gran Vía.

Los inspectores podrán abrir las bolsas y sancionar por no reciclar

Más información

Muchos, además, aparecían acorralados por montañas de desechos. Con y sin bolsa. Sacos de obra, envases de leche, botellas de plástico, el cartel con el menú del día de un bar, la caja de cartón de una nevera, un taburete con el respaldo en forma de corazón... De todo. En la calle del Pez esquina a Andrés Borrego el vertedero improvisado se come media acera. Los comercios de los alrededores no se molestan ni en plegar las cajas de cartón. En San Bernardo con Manuela Malasaña hay que hacer equilibrios sobre el promontorio de mugre para alcanzar a meter un envase por la portezuela.

Hay 6.179 contenedores tipo iglú de vidrio, 8.370 de papel y cartón y 151 de envases -estos últimos sólo están en el distrito Centro; en el resto de la ciudad son más pequeños y se guardan dentro de los portales- en Madrid, según el Ayuntamiento. Y son suficientes, aseguran. ¿Que uno está lleno? El consejo municipal es caminar hasta el siguiente. Y si la cosa se repite, recomiendan solicitar más contenedores.

Para la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM), la ordenanza es "una nueva coartada recaudatoria". La entidad vecinal critica, por ejemplo, que se sancione por hurgar en las basuras. Es una infracción leve, como tirar una colilla, dar de comer a animales o lavar el coche. La sanción puede alcanzar los 750 euros. Todas las multas suben casi exponencialmente con respecto a la normativa de hace más de dos décadas. Hacer graffitis pasa de 300 a 3.000 euros. 6.000 si el graffitero es reincidente.

Las infracciones graves pueden costarle al ciudadano entre 751 y 1.500 euros. Ahí entran, por ejemplo, "realizar las necesidades fisiológicas" en la calle, no recoger las deposiciones del perro o dejar abandonado el coche. El Ayuntamiento considera grave "obstruir las labores de inspección". A partir de ahora los inspectores de Medio Ambiente, concejalía dirigida por Ana Botella, podrán abrir las bolsas y hurgar en su contenido. Si comprueban que junto a la piel del plátano hay una botella de plástico o un periódico, multarán con hasta 750 euros. En 2008, el Ayuntamiento impuso 212 sanciones por no depositar bolsas de basura en su sitio. En enero ya había levantado 218 actas. Una portavoz municipal lanza un aviso: "Las inspecciones serán continuas y constantes".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0027, 27 de febrero de 2009.

Lo más visto en...

Top 50