Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE encara el desafío del proteccionismo

Los líderes europeos se reúnen mañana para presentarse unidos ante la crisis

Los jefes de Estados y de Gobierno de la Unión se reúnen mañana en una cumbre extraordinaria para suturar las fisuras que la crisis comienza a crear en el edificio comunitario, tensionado por fuerzas proteccionistas y muy necesitado de pruebas de solidaridad. La cita de los Veintisiete tiene carácter informal por lo que no saldrán de ella decisiones ejecutivas. Una fuente diplomática reconoce francamente que, "por perogrullesco que parezca, el mensaje es ver que los jefes se reúnen y mostrar que queremos coordinarnos y actuar juntos".

La cumbre fue convocada por la presidencia checa de la UE después de que Nicolas Sarkozy anunciara un plan de ayuda al sector del automóvil francés que Praga calificó de proteccionismo inaceptable, por violador de los principios de la Unión y por lesivo a sus intereses como primer fabricante de coches en el Este de Europa. El primer ministro checo, Mirek Topolanek, también quería salir al paso de las ideas de Sarkozy de celebrar una reunión extraordinaria de los líderes de la eurozona, a la que la República Checa no pertenece. Mañana, en un ejercicio de representación de unidad, Sarkozy y Topolanek se reunirán a tres con el primer ministro sueco, próximo presidente de turno.

El almuerzo plenario irá precedido de una reunión de los nuevos socios de la UE convocada por el primer ministro polaco, Donald Tusk. Medios franceses quitan hierro a las diferencias y consideran que las reuniones a 27 tienen la ventaja de que nadie se queda fuera y se abordan en común cuestiones que afectan a todos. Pero París no renuncia a celebrar otras restringidas: "El presidente cree que la zona euro tiene una responsabilidad especial y de ahí la necesidad de que haya cumbres de esos países".

Esta cumbre extraordinaria girará en torno a cinco grandes asuntos:

Estabilización financiera. Ver qué se ha hecho y lo que hay que seguir haciendo.

Apoyo a la economía, con voluntad expresa de coordinar las medidas de socorro planteadas a escala nacional.

Ratificar la vigencia del Pacto de Estabilidad, que exige un control de gasto público y del déficit. La Comisión y la presidencia checa alertan sobre la amenaza del desorden.

Solidaridad entre los países, en particular ante los más afectados y ante los que no están cubiertos por el paraguas del euro.

G-20. Puesta en común de ideas ante la reunión convocada en abril en Londres.

Ante las advertencias que se harán contra la tentación proteccionista, Francia adelanta que el proteccionismo se produce cuando se cierran las fronteras a las importaciones y cuando se discrimina por criterios de nacionalidad. "Siempre se han pedido contrapartidas a una empresa cuando se le ha brindado una ayuda", dice una fuente francesa. "En este caso la ayuda estaba supeditada a que los fabricantes de coches no cerraran plantas en Francia".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de febrero de 2009