Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un agente FIFA era el supuesto jefe de la red de 'narcofutbolistas'

Zoran Matijevic, agente FIFA, secundado por Pedrag Stankovic, ex jugador del Hércules de Alicante, eran los presuntos jefes de la organización de narcotraficantes desarticulada por la policía y quienes supuestamente financiaron la compra de 600 kilos de cocaína. Por debajo de ellos estaba supuestamente Juan Carlos Balbastre Peñarrocha, condenado en octubre de 2002 a 11 años de prisión por tráfico de drogas. Y el tercer escalón lo conformarían Carlos de la Vega Díaz, jugador del Rayo Vallecano; Pablo Acosta, representante de futbolistas; Jesús Emilio Díaz de Mier, Txutxi, ex integrante del Hércules y del Athletic de Bilbao, quienes presuntamente alquilaron pisos o facilitaron algún tipo de infraestructura a la red, según fuentes de la investigación.

La policía puso en marcha la Operación Ciclón a mediados del año 2008, tras saber que Balbastre, que actualmente se hallaba en situación de tercer grado penitenciario (semilibertad), estaba buscando financiación para comprar cocaína en el extranjero. Este hombre fue condenado en 2002 por la Audiencia de Bilbao, junto con el teniente coronel de la Guardia Civil Rafael Masa, en relación con un alijo de cocaína de 188 kilos detectado en Santurtzi (Vizcaya).Balbastre contactó con el presunto líder del grupo, Zoran Matijevic, serbio de nacionalidad francesa y representante FIFA, que gracias a su profesión realizaba continuos viajes a Suramérica en los que presuntamente coordinaba operaciones de transporte de estupefacientes hasta Europa.

Matijevic se apoyaba para todas estas gestiones en otras personas también relacionadas con el mundo del fútbol, entre ellas Pedrag Stankovic, antiguo jugador en varios equipos españoles. Los Grupos de Respuesta Especial al Crimen Organizado (GRECO) y de la Unidad contra la Droga y el Crimen Organizado de Madrid (UDYCO) sospechan que ambos están tras la financiación de los casi 20 millones de euros empleados en la compra de la droga y los gastos de transporte.

En labores logísticas, y a las órdenes de Matijevic, estaban Carlos de la Vega, licenciado en Económicas y Empresariales, futbolista en activo del Rayo Vallecano, y Pablo Acosta, representante de futbolistas, quienes presuntamente actuaban en Madrid preparando la recepción de la mercancía y su posterior distribución. En esta tarea de distribución participaba también un peruano que ha sido detenido.

Las fuentes informantes sospechan que Carlos de la Vega había alquilado varios pisos en Madrid, Fuenlabrada y Valdemoro donde presuntamente iba a ser guardada la droga tras llegar a Madrid desde el puerto de Buenos Aires (Argentina).

La organización contaba con otras tres personas en Valencia que preparaban el papeleo para la importar el contenedor donde se escondía la droga. Según la documentación, el contenedor guardaba sólo "maquinaria de molinos a viento, soporte de molinos y cilindros de bronce".

El comisario de la UDYCO de Madrid, José Luis Conde, relató ayer que lo más complicado de la actuación policial fue "deslindar" quién se relacionaba con los detenidos por cuestiones relativas al fútbol y quién estaba al tanto de sus negocios de narcotráfico. Una vez que el contenedor llegó a la Comunidad de Madrid, y antes de que la organización se hiciese cargo de la mercancía en una nave de Fuenlabrada, los agentes procedieron a la detención simultánea de 11 personas (siete en Madrid, tres en Valencia y una en Alicante).

El comisario jefe del GRECO, Ricardo Toro, subrayó que el "apoyo logístico" que prestaban a la organización "algunas personas que tienen o han tenido que ver algo con el mundo del fútbol" es una actividad "totalmente desligada de su actividad deportiva normal".

Siete de los 11 detenidos serán interrogados hoy en la Audiencia Nacional, según fuentes jurídicas. Éstas no han precisado si comparecerán ante Garzón -que tiene un gran volumen de trabajo por la supuesta trama de corrupción ligada a cargos del PP- o si lo harán ante el juez, Eloy Velasco. Los otros cuatro arrestados -tres en Valencia y uno en Alicante- serán interrogados por exhorto en los juzgados de esas ciudades.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de febrero de 2009