Reportaje:

Reflejos de Oriente

Investigadoras en arte asiático reúnen en el Conde Duque 150 piezas de distintos museos y colecciones de Madrid

Siete mujeres investigadoras de Madrid lo han conseguido: su trabajo de hormiguitas especialistas en Asia ha visto la luz. Una luz tenue y delicada, en la sala de bóvedas del Centro Cultural Conde Duque, ilumina a partir de hoy el viaje y la fascinación por mundos exóticos y lejanos en la exposición Orientando la mirada. Reúne 150 piezas, organizadas con un punto de vista histórico, artístico y antropológico, que muestran la singularidad de Oriente y la atracción que ha provocado en Occidente a lo largo de los siglos.

Grabados, mapas, figuras de Buda, joyeros, un mantón, biombos, esculturas, miniaturas de adorno como los netsukes o los okimonos, cartas y poemas de agradecimiento y bienvenida (surimonos) tazas, platos... hasta un sagrario realizado en Japón con nácar, madera y madreperla... Objetos de arte y cotidianeidad asiática pasados también por el tamiz y el gusto de los occidentales: militares, comerciantes, religiosos. Gentes que descubrieron la magia de la porcelana, la seda o el marfil y que hacían de embajadores en su país de origen y de destino: China, Japón, Filipinas, Tíbet, Camboya, Tailandia, Indonesia, Myanmar... Los creadores de allá diseñaban a la moda de acá, al mismo tiempo que su singularidad de formas y colores se abría paso en el arte occidental.

"Algunos objetos se muestran por primera vez", dice la directora

Desde el siglo XVI, en España el arte asiático fue intercambiado, regalado y coleccionado. Como recuerda la exposición Orientando la mirada. Todos los objetos expuestos proceden de colecciones de arte madrileñas en museos y colecciones privadas. El Museo Arqueológico, el de Antropología, el Prado, el de Artes Decorativas, el Cerralbo, el Sorolla, la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando...

Las investigadoras que han preparado la muestra (a lo largo de dos años) han rescatado piezas asiáticas perdidas en un conjunto artístico o incluso almacenadas sin uso. Es el caso de unos thangka (tela ritual) tibetanos, procedentes de la colección Riviere, de un asianista francés afincado en España.

"Muchos de las objetos se ven por primera vez", dice Carmen García-Ormaechea. Ella dirige el Grupo de Investigación Complutense Arte de Asia, que aglutina en especialistas de distintos campus y centros. Pilar Cabañas, especialista en marfil japonés, es de la Complutense; Matilde Arias (Museo del Ejército) y María Román (Universidad Autónoma) son expertas en cerámica japonesa; en porcelana china lo es Cinta Krahe, de la Escuela de Arte y Antigüedades; del mismo centro es María Jesús Ferro, conocedora de arte Indio e Isabel Cervera (Autónoma) domina la pintura china. "Es una muestra de nuestro tesón", reconocen estas mujeres, que intercambian saberes desde los noventa y quieren que cunda el ejemplo de aglutinar obras orientales: "hay mucho arte asiático disperso por España".

Para enfocar su mirada hacia el Oriente, los visitantes del Conde Duque contarán con unas audioguías gratuitas.

Orientando la mirada. Centro Conde Duque. Conde Duque, 9 y 11. Hasta el 24 de mayo. Entrada libre. De martes a sábado, de 10.00 a 21.00. Domingos y festivos, de 10.30 a 14.30.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0025, 25 de febrero de 2009.