El Valencia paraliza las obras de su nuevo estadio por falta de liquidez

Las obras del futuro estadio del Valencia, cuya estructura se alza imponente en la avenida Cortes Valencianas, se han paralizado sine die, admitió ayer el club. Apenas cinco o seis operarios han trabajado esta semana. Recogían material. No volverán al tajo hasta que el Valencia, que a final de mes debería de haber pagado 44 millones, entre lo que debe a la constructora y a sus futbolistas, tenga liquidez. Según el vicepresidente Miguel Zorío, el club cerrará esta semana un contrato millonario de televisión, que solucionaría sus problemas a corto plazo.

Según lo previsto, el equipo debería iniciar en su nuevo estadio la temporada 2010-2011. La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, dijo que se trataba de "una noticia triste". Y mandó un mensaje: "Espero que se reanude pronto la actividad y se cumplan los objetivos". El club, que edifica sobre terreno municipal, aún debe al consistorio 17 millones de los acordados por la cesión de la parcela, además de un volumen indeterminado de espacios para uso deportivo a cambio de la permuta de suelo.

Más información

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0025, 25 de febrero de 2009.

Lo más visto en...

Top 50