Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Elecciones 1-M | País Vasco

Bermejo, el tirón electoral de Rajoy

El presidente del PP, aprovechando la repercusión del caso de la cacería, calienta las campañas vasca y gallega con críticas al ministro por no dimitir

El ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, se ha convertido en el tirón electoral del PP en la recta final de las campañas vasca y gallega, como se ha puesto de manifiesto en los mítines de Rajoy en Barakaldo (Vizcaya) y Ribadeo (Lugo) durante este fin de semana. Además, alentado por la repercusión mediática de sus jaleados mensajes, el líder de los populares repetirá hoy la escena en su nueva visita a Galicia. Rajoy sabe que ha hecho mella en Zapatero y en el PSOE y no va a soltar la presa en varios días. Además, cada vez que habla sobre Bermejo se ha dado cuenta de que tiene asegurado el cuerpo a cuerpo con el presidente del Gobierno y este dato político levanta la moral de los suyos en unos momentos especialmente delicados.

"Son las 13.20 del 22 de febrero de 2009 y el señor Bermejo no ha sido cesado"

"Son las 13 horas y 20 del domingo 22 de febrero del año 2009. Y por sorprendente que pueda parecer, el señor Bermejo todavía no ha sido cesado por el presidente Zapatero. Mañana hablaré en Lugo y espero no tener que decir son, no sé, las once y media o las doce, del día 23 de febrero del año 2009 y todavía no ha sido cesado". Así lo contó Rajoy ayer ante el encendido aplauso de los dos mil simpatizantes reunidos en un pabellón del BEC, en Barakaldo, informa Javier Rivas.

Necesitados de soltar adrenalina tras las últimas embestidas políticas sufridas por el partido, los asistentes volvieron a aplaudir cuando escucharon a su presidente decir que "[Bermejo] tiene que ser cesado por ir a cazar gratis, sin pagar, sin licencia, sin seguro, acompañado de alguien que instruye una causa general contra un partido político, de un fiscal, del comisario general de la Policía Judicial y además por reírse de los españoles diciendo que en la finca de Patrimonio del Estado de Quintos de Mora pueden cazar todos cuando el único que caza es él y gratis, o sea sin pagar". Los gritos de "dimisión, dimisión" hicieron sonreír a Rajoy, satisfecho por haber dado en el corazón entusiasta de la afiliación.

Como era previsible, tampoco se olvidó de lanzar sus dardos contra el juez Baltasar Garzón, a quien volvió a recordar que "no ha contestado al recurso que hace unos días planteó el PP para personarse en la causa" abierta contra cargos de este partido por supuestas corruptelas y tratos de favor.

Rajoy, animado por los réditos de su inesperado gancho electoral, proseguirá hoy mismo en Lugo con el rentable mensaje, recordando otra vez a Zapatero que no se atreve a destituir al ministro de Justicia. Incluso, esperará a conocer si su sonora reclamación en el mitin electoral de Barakaldo provoca cualquier respuesta del presidente del Gobierno. Ya ocurrió el sábado y en la localidad lucense de Barreiros replicó la advertencia de Zapatero de que no va a permitir que se "intimide" a los jueces. Rajoy le respondió que "lo que debe hacer" es "garantizar la imparcialidad" de los magistrados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 23 de febrero de 2009