El obelisco de plaza de Castilla alcanza su techo a 92 metros

Está previsto que las obras finalicen en septiembre de este año

El último de los siete tramos que constituyen el fuste de acero del Obelisco de Caja Madrid, diseñado por el arquitecto Santiago Calatrava, se ha instalado ya, con lo que el monumento situado en la plaza de Castilla alcanza la altura definitiva de 92 metros.

A la pieza vertical se adosarán, en la parte exterior, 504 lamas basculares de bronce dorado de 7,70 metros de altura cada una, mientras que en el interior se habilitarán los mecanismos de funcionamiento y una escalera que conducirá a su cúspide.

La superficie del Obelisco contará con un suave movimiento de basculación, transmitido a través de las lamas, que producirá la ilusión del movimiento ascendente de una onda a lo largo del fuste. Además, la instalación incluirá cuatro cañones de luz tangenciales a la estructura del monumento y un cañón de 1.000 vatios en la parte superior que iluminarán verticalmente el cielo, sin generar contaminación visual.

Su diseñador, Santiago Calatrava, conocido autor de puentes en ciudades como Zúrich, Florencia, París, Berlín o Basilea, ha señalado que lo más complicado del proyecto ha sido coger la escala de "esta plaza enorme" que, con su "esbelta" columna, quiere convertirse en un monumento significativo de la capital.

Antes de empezar a levantarse, una maqueta del obelisco fue probada en la Escuela Superior de Ingenieros Aeronáuticos, en cuyo laboratorio de experimentaciones de anemómetros se realizaron pruebas con vientos de entre 60 y 80 kilómetros por hora sobre un hito con su misma forma, de 1,60 metros de alto por seis centímetros de ancho.

Una vez instalado el fuste, comenzará el montaje de las lamas exteriores, que se prolongará hasta el mes de junio, y posteriormente se instalará el sistema hidráulico. Se prevé que las obras finalicen en septiembre de este año.

El obelisco comenzó a ser instalado en la plaza de Castilla el mes de junio de 2008. El proyecto vio rebajados por seguridad los 120 metros de altura programados inicialmente. Es una iniciativa de Caja Madrid para celebrar el tercer centenario desde su fundación. La entidad bancaria lo regalará a la capital a través del Ayuntamiento de Madrid, al que le será donado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 20 de febrero de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50