Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Los escándalos que afectan al PP

Fabra sí pone "la mano en el fuego"

El presidente de la Diputación de Castellón, Carlos Fabra, imputado por varios presuntos delitos contra la Administración y supuesto delito fiscal, salió ayer a dar la cara por su presidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps. "Yo sí pongo la mano en el fuego por Francisco Camps, sin ninguna duda", afirmó el presidente de la Diputación y del Partido Popular provincial de Castellón. Esta semana, el líder del PP, Mariano Rajoy, había evitado ser tan contundente a la hora de tener el mismo gesto por la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre.

Carlos Fabra, que pese a estar imputado sigue contando con el respaldo de la dirección nacional del PP, argumentó: "Estamos en tiempo de cacería y continúa indiscriminadamente para todos, con gran satisfacción para el PSOE y para aquellos que la han promovido".

El dirigente popular sostuvo que puede estar de acuerdo o no con la política de grandes proyectos de Francisco Camps; en si el presidente valenciano atiende a los municipios mejor o peor, o en si su política es más o menos efectiva que la del Gobierno. "Pero nadie pone en tela de juicio su honradez y honestidad", remachó Fabra refiriéndose a Camps.

Carlos Fabra tampoco tuvo reparos en referirse a las declaraciones de la secretaria general del PP, Dolores de Cospedal, sobre los expedientes que el partido dice que abrirá a los afiliados imputados. "No me doy por aludido. A mí nadie me ha llamado para decirme nada", explicó.

Además, Fabra destacó que lleva más de cinco años imputado [por el juzgado número 1 de Nules] y todavía no le han procesado. Fabra achacó su situación a la denuncia presentada por el empresario de productos fitosanitarios Vicente Vilar y obvió la denuncia presentada por la Agencia Tributaria, en la que se le acusa de haber cometido fraude fiscal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de febrero de 2009