Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El hermano del supuesto asesino se exculpa

Francisco Javier D. M., de 40 años y hermano de Miguel Carcaño, presunto asesino de Marta del Castillo, declaró ayer ante la policía su "completa inocencia" en la muerte de la joven sevillana, según fuentes del caso. Francisco Javier afirmó que posee coartada y negó que estuviera en su casa en el momento del crimen, a pesar de que otros implicados le han inculpado como encubridor y la policía está convencida de ello. Francisco Javier, guardia de seguridad de profesión, comparece hoy ante el juez para detallar su papel en el crimen.

Ayer, el magistrado llevó al menor Javier G., de 15 años, para reconstruir sus pasos en la casa de Miguel, a la que supuestamente llegó el pasado 24 de enero tras la llamada del presunto asesino. El menor había declarado ante la policía que pudo ver a Marta tendida en el suelo del salón de la casa.

Mientras, el abogado de Samuel Benítez, el amigo íntimo de Miguel que supuestamente ayudó a arrojar el cuerpo de Marta al río, insistió ayer en la inocencia de su cliente: "No es ninguna estrategia de abogado, sino que es lo que Samuel mantiene, y si supiera que miente no llevaría la defensa".

Las contradicciones y lagunas de los cuatro encausados en sus múltiples declaraciones han provocado la desconfianza de la policía ante tanta confusión generada. A pesar de los cabos pendientes de atar en el relato, la Policía Científica cuenta con pruebas inequívocas que demuestran la autoría del crimen. "La policía no detiene sólo en función de declaraciones inculpatorias y no es imprescindible que aparezca el cuerpo", aclaran fuentes del caso.

La búsqueda del cuerpo de Marta en el Guadalquivir se intensificó ayer con la incorporación de detectores de metales, por si la joven hubiera llevado pulseras o cualquier otro objeto de metal el día de su muerte. Trece perros de la Unidad Canina de la Guardia Civil se unieron ayer a los 150 miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado que peinan el río, de momento sin éxito.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de febrero de 2009