El alcalde de Benitatxell planeó el reparto del soborno al promotor

El Ayuntamiento convoca primero un pleno para aceptar la dimisión del regidor

El cerco judicial sobre el ex alcalde de Benitatxell, el independiente Juan Cardona, se estrecha a la vez que aumenta la incertidumbre política en el municipio. Ayer, el promotor Pedro Sánchez, quien denunció a Cardona por exigirle 50.000 euros a cambio de mantener urbanizables sus terrenos en el nuevo Plan General, aseguró tras declarar ante la juez de Dénia que los cuatro imputados por el caso ya tenían acordado cómo distribuirse el dinero antes incluso de culminar la presunta extorsión sobre el empresario.

Así, Cardona y su primera teniente de alcalde, Hannelore Rheindorf, se repartirían 15.000 euros cada uno, mientras que el arquitecto municipal y el abogado que actuó como representante del alcalde ante el promotor debían percibir unos 8.000 cada uno. La cantidad restante se destinaría a la construcción de un equipamiento educativo en Benitatxell.

46.000 euros iban a manos de los imputados y 4.000, a material docente

Esta distribución del dinero está incluida en el sumario del caso y fue admitida por el propio ex alcalde ante los agentes de la Guardia Civil que lo detuvieron en julio. Sin embargo, en el momento de producirse el presunto soborno, el abogado de Cardona le dijo al promotor que los 50.000 euros no tenían ningún destino privado y debían servir para financiar a la formación política del ex alcalde, el Partido Independiente Democrático de Benitatxell (Piddeb). Además, en aquella conversación el promotor ofreció ingresar su dinero en la cuenta del Ayuntamiento, pero el abogado le pidió por el contrario un cheque que debía abonarse en una cuenta del propio letrado. A cambio, éste le extendería a Sánchez una factura y le haría llegar un documento que garantizara que los terrenos del promotor recuperaban su calificación de urbanizables.

Esta trama urbanística forzó a Cardona a dimitir el pasado viernes minutos antes de que el PP presentara contra él una moción de censura apoyada por cuatro antiguos concejales del Piddeb que ahora se han pasado a las filas populares y que deberá debatirse el próximo miércoles 25. Sin embargo, ayer, la alcaldesa accidental, que es la propia Rheindorf, convocó para el próximo viernes otro pleno en el que debe informarse a la corporación de la renuncia de Cardona y que podría dejar sin efecto la moción de censura, toda vez que ésta se ha presentado contra un alcalde que ya no ocupa su cargo. El secretario municipal está redactando un informe jurídico para estudiar un caso singular y del que no existen precedentes en España.

El promotor exigió que el nuevo gobierno de Benitatxell acepte la alegación que presentó para que sus parcelas "sean urbanizables como lo eran desde 1989", toda vez que las mismas fueran desclasificadas como rústicas por el Consistorio para, presuntamente, poder chantajear al empresario. Además, Sánchez mostró su extrañeza por el hecho de que "no se haya producido antes la moción de censura".

Ayer, también declaró como testigo otro de los ex concejales del Piddeb que ha firmado el voto de censura, Stephen Kidgell, a quien la juez le preguntó si cuando compartía gobierno con Cardona tuvo conocimiento de los contactos con el empresario.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 17 de febrero de 2009.

Lo más visto en...

Top 50