Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Garzón investigaba por blanqueo al abogado que creó Orange Market

Luis de Miguel formó parte de media docena de empresas de la trama

El desmantelamiento de la trama de corrupción vinculada al Partido Popular, que ha llevado a la cárcel a tres personas y en la que están imputadas al menos otras 34, se originó hace cinco años cuando el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón abrió una investigación por supuesto blanqueo de dinero al abogado Luis de Miguel Pérez.

Este abogado, ahora imputado en la causa, fue quien constituyó en 2003 en Algemesí la empresa Orange Market, cuyo presidente y cabeza visible, Álvaro Pérez Alonso, ha sido detenido y puesto en libertad con cargos de blanqueo, tráfico de influencias y cohecho mientras todos sus socios eran también imputados por el juez.

El fundador de Orange Market, miembro de los consejos de más de medio centenar de sociedades, dirige un bufete en Madrid (De Miguel y Abogados Asociados) especializado en el asesoramiento financiero y empresarial y ha formado parte de los consejos de media docena de las empresas de la trama de corrupción supuestamente dirigida por el detenido Francisco Correa. Se trata de Pasadena Viajes, Special Events, Technology Consulting Management, Caroki, Easy Concept y Orange Market. En tres de ellas fue durante un tiempo administrador único. Es el caso de Orange Market, donde fue sustituido en enero de 2006 por Francisco Javier Pérez Alonso, quien ejerció de administrador único de la empresa valenciana hasta el pasado mes octubre. Mientras desempeñaba la función de administrador único de Orange Market, De Miguel lo era a su vez de Caroki y de Easy Concept, sociedades controladas por Pablo Crespo, ex secretario de organización del PP de Galicia e ingresado en prisión preventiva. Garzón sospecha que Easy Concept inflaba costes en los encargos de administraciones gobernadas por el PP a otras firmas tapadera.La presencia de Luis de Miguel Pérez en el origen de la investigación del juez Baltasar Garzón, -reactivada tras la entrega a la fiscalía, en noviembre de 2007, de 18 horas de grabaciones por parte de un ex concejal del PP madrileño-, y su vinculación a algunas de las sociedades más destacadas de la trama corrupta sitúan a Orange Market en el núcleo de la red que lideraba Correa.

De esta manera, la empresa que ahora preside Álvaro Pérez Alonso, la cara visible de Orange Market en Valencia desde hace años, no es una pieza vinculada a la trama tangencialmente, como tampoco son tangenciales sus contactos con el poder político. Amigo de varios de los principales dirigentes del PP valenciano, formación política con la que se ha relacionado de forma casi exclusiva, bien para organizar los actos públicos y electorales o bien a través de los encargos de las instituciones donde gobierna el partido, como la misma Generalitat, Álvaro Pérez Alonso interviene en varias de las grabaciones en las que se ha basado el juez Garzón para actuar contra la trama de corrupción.

Como recoge en el auto por el que envió a prisión a tres de los supuestos integrantes de la red, el juez de la Audiencia Nacional precipitó las detenciones el pasado día 6 de febrero después de recibir una alerta policial de que algunos de los sospechosos podían intentar la fuga de territorio español. Ese mismo viernes ejecutó, entre otros, el registro de la Agencia Valenciana de Turismo, en busca del expediente sobre la adjudicación a Orange Market del pabellón valenciano en el certamen turístico Fitur, que conseguía por quinto año consecutivo, y de las propias dependencias de la empresa en Valencia.

Tras la detención de Álvaro Pérez, Garzón imputó a todos los miembros actuales del consejo de Orange Market y a los que habían formado parte anteriormente de él. Entre esos socios figura José Ramón Blanco Balín, considerado uno de los principales implicados e imputado por presuntos delitos de fraude fiscal, cohecho, tráfico de influencias y blanqueo de capitales. Sin embargo, Blanco Balín, desde cuyo despacho en Madrid se gestionaron empresas de la trama de corrupción vinculadas a Pablo Crespo, abandonó el consejo de administración de Orange Market cuatro días antes de la intervención judicial.

Según los datos que constan en el registro mercantil, Ramón Blanco Balín fue sustituido el pasado 2 de febrero como secretario del consejo de administración por Nuria Pérez Alonso, hermana del presidente y cabeza visible de Orange Market, Álvaro Pérez Alonso. Ese mismo día, la sociedad cambió oficialmente su domicilio social de su antigua dirección en la calle de Conde Salvatierra, en Valencia, a la que efectivamente ocupan sus oficinas, en el número 18 de la calle de Colón.

En ese mismo domicilio, Orange Market registró hace tres meses, el 19 de noviembre del año pasado, una filial, Orange Factory, SL, cuyo administrador único es el consejero delegado de la empresa matriz, Cándido Herrero Martínez, también imputado por Garzón.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 16 de febrero de 2009