Reportaje:

El I+D de las letras

El ensayo protagoniza un inédito ciclo de coloquios y actuaciones en Barcelona

"Así, lector, soy yo mismo la materia de mi libro (...)", escribe Montaigne en sus ensayos. Y en otro capítulo: "(...) no garantizo ninguna certeza, salvo dar a conocer hasta dónde llega en este momento lo que conozco. Que no se preste atención a las materias, sino a la forma que les doy". Estas dos citas están todavía vigentes para definir el género fundado por él, parcela literaria que protagoniza a partir de hoy en Barcelona un nuevo ciclo de debates, Assaig General, auspiciado por el Consistorio. Además de conferencias y coloquios, la propuesta ofrece también actuaciones de distintas disciplinas artísticas, una suerte de ensayos en directo para subrayar que el género no sólo habita en los libros.

"Una de las grandes lagunas del sistema literario catalán es el ensayo", dice Skrabec

Esa idea es algo asumido por varios ponentes del ciclo, como Eloy Fernández Porta, autor del reciente Homo Sampler (Anagrama), en el que se mezcla el rigor de la investigación y el envite de las revistas de tendencias. "El ensayo no debe tener necesariamente formato de libro. Por ejemplo, se ha practicado asiduamente en los fanzines. Es un género en el que se pueden incluir desde las reseñas de los desfiles de moda hasta los textos de un disco. En realidad, lo forman todos los discursos que están en el aire. Y los temas que lanzan las revistas de tendencias pronto pasan a ser compartidos, porque todos nos hemos convertido en cool hunters

", señala Fernández Porta, que participa en la sesión inaugural dedicada a analizar las carencias del ensayo en catalán.

La ensayista, traductora y crítica literaria Simona Skrabec apunta algunas de las razones que explican por qué el ensayo no tiene la misma fuerza aquí que en otros países: "Los ensayos filosóficos o de pensamiento son obras con un número de lectores muy limitado, pero es gente que domina varias lenguas. Por eso muchos títulos no se traducen, porque el lector accede directamente a la versión original. El inglés es en la actualidad la lengua dominante en el ámbito científico y, por lo tanto, del ensayo". Y añade otro factor: "El sistema literario catalán está poco desarrollado en algunos puntos y el ensayo es, precisamente, una de sus grandes lagunas".

Manuel Guerrero, coordinador del ciclo junto con Joana Masó y Arnau Pons, afirma que es el género más maltratado en la literatura catalana. "El ensayo en catalán ha sido en demasiadas ocasiones un territorio yermo. Esto se debe a que el género está muy vinculado al pensamiento y a la filosofía, campos en los que a la cultura catalana le ha costado avanzar", resume.

Además de las consideraciones lingüísticas, Assaig General tratará temas como la relación de Heidegger con el nazismo o la incidencia del ensayo en el arte. "La búsqueda formal, la investigación, la reflexión conceptual y la crítica del presente son rasgos del ensayo que lo unen de manera natural con otras disciplinas artísticas. Eso es evidente en el siglo XX, cuando el arte está muy ligado al discurso", sostiene Masó, quien subraya la capacidad de adaptación de un género que como laboratorio de ideas se podría considerar el I+D de las letras. "Cada día surgen nuevas formas de practicarlo. Así, por su pulsión de tratar temas contemporáneos, ha encontrado cobijo en los blogs, porque la figura del ensayista es también un elogio de la subjetividad. Ya no se parte de la erudición, sino del deseo de ofrecer un ángulo personal".

La primera persona como uno de los pilares del género es un motivo recurrente. "El ensayo o es subjetivo, y el autor bucea en sí mismo, o no es nada. Es algo que ya defendió Montaigne. Joan Fuster solía repetir que lo que le interesaba del género era la posibilidad de ofrecer tentativas", argumenta por su parte el filósofo y traductor Antoni Mora. Sus palabras se refieren también a la elasticidad del género, tanto en su forma, como en su contenido, tal como señala el artista Pedro G. Romero: "Cuando hablamos de ensayo, hablamos de muchas cosas. Las obras de Vila-Matas, por ejemplo, son novelas y ensayos. Es una tierra de nadie donde se puede dar todo, desde el posicionamiento del autor a la condición poética de lo que se escribe". O lo que es lo mismo, un territorio sin fronteras. Como el propio pensamiento.

El 'Assaig General'

- El ciclo Assaig General consta de dos partes. La primera se celebra desde hoy, y hasta el 20 de febrero, en La Capella. Las sesiones se componen de una conferencia, un coloquio y una actuación en directo. El peso del catalán en el género ensayístico o la tarea editorial de publicarlo son algunos de los temas que se tratarán en los debates.

- La segunda parte se celebrará entre el 24 de febrero y el 31 de marzo en la biblioteca Jaume Fuster. En este caso se quiere reivindicar la obra de cinco relevantes ensayistas catalanes: Joan Fuster, Maurici Serrahima, Palau i Fabre, Maria-Mercè Marçal y Gabriel Ferrater.

- Entre los participantes en el ciclo figuran Pere Gimferrer, Jordi Coca, Perejaume, Cabo San Roque, Andrés Corchero y la filósofa Catherine Malabou.

- Las sesiones son de entrada libre, sólo limitadas al aforo de la sala. www.bcn.cat/canalcultura.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 15 de febrero de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50