Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Orden de alejamiento de la escuela a un padre que amenazó al director

El condenado no podrá estar a menos de 150 metros del centro

No es la primera vez que un juez toma una medida así, pero imponer una orden de alejamiento del colegio a un padre agresivo no resulta habitual. Un juzgado de Barcelona ha condenado al progenitor de un alumno de un colegio del distrito barcelonés de Nou Barris a pagar una multa de 360 euros por haber amenazado e insultado a la directora del centro y le ha prohibido acercarse durante cuatro meses a menos de 150 metros del centro educativo.

En su sentencia, el Juzgado de Instrucción número 24 confirma la orden de alejamiento del colegio que le impuso el pasado mes de noviembre al imputado como medida cautelar, a la espera de que se celebrara el juicio. Además de esa prohibición de acercarse a la escuela, la sentencia da opción al condenado a elegir entre pagar 360 euros o 30 días de privación de libertad por dos faltas contra el orden público.

El padre condenado, Luis M. M., fue denunciado en octubre de 2008 por la directora de la escuela de Nou Barris a raíz de que la amenazara e insultara en una reunión que se celebró en el centro educativo por unas agresiones que había sufrido el hijo del imputado. Al poco tiempo de comenzar la reunión, a la que también asistía un inspector de Educación, el procesado empezó a gritarles a él y a la directora, a la que amenazó con "arruinar su vida" y culpó de lo que le estaba sucediendo a su hijo, sostiene la sentencia del juzgado de instrucción. El imputado acabó dando un fuerte manotazo en la mesa, por lo que el inspector y la directora decidieron en ese momento dar por terminada la reunión y avisar a los Mossos d'Esquadra. Mientras llegaba la policía autonómica, el denunciado siguió dando gritos y voces, hasta el punto de que "el altercado trascendió por otras aulas del colegio", recoge el juzgado de instrucción en su fallo.

El Departamento de Educación, que dirige Ernest Maragall, apoyó a la directora en su decisión de presentar al juzgado una denuncia por estos hechos.

La violencia que han ejercido algunas familias en los centros escolares contra los docentes ha originado protestas y manifesaciones de éstos. En los últimos tiempos los tribunales han endurecido sus fallos por estos hechos. El año pasado, otra juez de Barcelona condenó a sendas penas de un año de prisión al padre y a la madre de un alumno de la escuela Eduard Marquina de Barcelona por un delito de atentado contra funcionario, al haber amenazado y agredido a dos maestras y a la conserje del centro, y también les impuso una orden de alejamiento por la cual no podían estar a menos de 200 metros del colegio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 7 de febrero de 2009