Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Análisis:Coyuntura nacional | Econonía global

Más previsiones y recomendaciones

De nuevo hemos conocido esta semana abundante información sobre la economía española. Las publicaciones estadísticas siguen siendo las mismas que hace uno o dos años, pero da la impresión de que ahora hay mucha más información. En realidad lo que hay es mucha más sensibilidad a los datos económicos, dada la gravedad de la situación. También son nuevos los frecuentes comunicados de los organismos internacionales revisando sus previsiones. El FMI lo hizo esta semana, y ya es la segunda vez que revisa sus cifras tras publicar a primeros de octubre sus Perspectivas Económicas Mundiales. Ahora nos dice que la economía mundial crecerá este año un magro 0,5%, "la tasa más baja desde la II Guerra Mundial". Y eso gracias a los países emergentes, porque para los avanzados estima una caída del 2%. El FMI hablaba en octubre de crecimientos del 3% para el conjunto mundial y del 0,5% para las economías avanzadas.

Las continuas revisiones del FMI producen una falta de credibilidad que genera desconfianza

El Banco de España reconoce que el margen de maniobra de la política fiscal es escaso

Algunos se basan en esto para decir que lo que está ocurriendo no lo preveía nadie. En parte es verdad, pero también es verdad que estas previsiones son muy mejorables, lo que no se entiende bien. El FMI, aparentemente, es el mejor servicio de estudios económicos del mundo, al menos el más caro. Un ejemplo: para España da una caída del PIB del 1,7% en 2009 en media anual, una décima más que el Gobierno. A muchos les parecerá razonable, pero la cifra tiene truco. Junto a esta previsión para 2009, el FMI también da la tasa interanual del cuarto trimestre de 2008, concretamente -0,4%. En esta página, a la vista de la información ya disponible (no de modelos de previsión), hablábamos hace una semana de que el PIB podría haber caído en ese trimestre un 1%, cifra que el Banco de España ha dejado en un 0,8%. No creo que el INE se desvíe mucho de estas estimaciones cuando dentro de unos diez días publique su primer avance. Pues bien, si a la previsión del FMI le metemos este dato de partida y mantenemos las mismas hipótesis de comportamiento para los siguientes trimestres hasta el final de 2009, automáticamente el crecimiento medio anual saldría del orden de medio punto porcentual más bajo. No se trata, por tanto, de un problema de miopía (ver mal de lejos), sino de vista cansada (de cerca), de no ver bien lo que ya ha ocurrido o está ocurriendo. Conclusión: el FMI tendrá que revisar de nuevo a la baja dentro de poco sus previsiones, lo que crea una sensación de falta de credibilidad que genera desconfianza, lo contrario de lo que se pretende conseguir al dulcificar la gravedad de la situación o los destrozos que puede causar este tsunami.

En todo caso, en estos informes se recogen observaciones y recomendaciones de política económica que son tan interesantes o más que las cifras de previsiones, aunque sean éstas ahora las que más vendan. El FMI, tras estimar en un 7% del PIB el déficit público que pueden generar las economías avanzadas en 2009, recomienda que "los países que dispongan de margen de maniobra [se entiende que en el terreno fiscal] deben comprometerse a aplicar nuevas medidas si la situación se deteriora más". ¿Existe margen de maniobra en España? En el informe trimestral del Banco de España publicado esta semana encontramos la respuesta: "El margen de actuación compensadora del que dispone la política fiscal, tras el rápido deterioro de las finanzas públicas a lo largo del último año, es escaso, por lo que adquiere gran trascendencia el avance en las medidas y las reformas económicas apropiadas para mejorar la situación en el mercado de trabajo, fomentar el necesario relevo entre ramas productivas, aumentar la productividad a largo plazo y recuperar la trayectoria de expansión del producto potencial". Más claro, el agua.

¿Por qué el margen es escaso? El Banco de España no ofrece datos donde apoyar su opinión, pero podemos echarle una mano. En los gráficos adjuntos se ofrecen las previsiones de Funcas de evolución de las cuentas públicas hasta 2010. El déficit podría alcanzar el 7% del PIB este año y el 8,6% el próximo. Les aseguro que no están exageradas. Esto, si las administraciones públicas hacen una política fiscal discrecional algo restrictiva. Imagínense si hay nuevas medidas expansivas. -

Ángel Laborda es director de coyuntura de la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 1 de febrero de 2009