Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Espionaje político en la Comunidad de Madrid

Preguntas de espías con y sin respuesta

Granados dejó sin contestar varias de las cuestiones sobre la supuesta trama

Inés Sabanés (Izquierda Unida) y Encarnación Noya (PSOE) se convirtieron ayer, especialmente la primera, en una especie de fiscales con muchas preguntas para el consejero de Interior, Francisco Granados. A pesar del formato, típico del parlamentarismo español -una sucesión de monólogos sin posibilidad de repreguntas- es posible hacer una reconstrucción de la mayoría de los asuntos clave, partiendo de las preguntas y las respuestas, o la ausencia de ellas, por parte de Granados. Éstas son las más importantes:

» ¿Despachaba usted con todos los asesores de seguridad? Yo despacho con los viceconsejeros y, de vez en cuando, con algún director general.

» ¿Puede sostener que nadie de su consejería ha hecho tareas de espionaje? ¿Pone usted la mano en el fuego por todas estas personas? La carga de la prueba la tiene usted. Yo puedo puedo probar que no hicieron lo que usted dice. Pero no hemos encontrado pruebas de espionaje. El periodista de EL PAÍS que ha hecho las informaciones sí ha respetado la presunción de inocencia, y ha dicho que no hay pruebas de que el consejero o la presidenta ordenaran nada, ni siquiera de que lo conocieran. Respétenla ustedes.

» ¿Han comprobado horarios, horas extra, informes de los policías que pueden estar implicados en las fechas de los espionajes? Se ha comprobado todo, turnos de noche, salidas, viajes, y nada apunta hacia el espionaje.

» ¿Por qué contrató a Marcos Peña si tenía ya un departamento de seguridad completo? [Sin respuesta].

» ¿Si destituyó a Sergio Gamón porque robó un ordenador, por qué después le buscó un puesto? [Sin respuesta].

» ¿Despacha frecuentemente con Gamón? [Sin respuesta].

» ¿Por qué su servicio no detectó el espionaje a González? Es compatible que el servicio funcione bien y que se espíe al vicepresidente en el extranjero.

» Está comprobado que se espió a Cobo y Prada a altas horas de la madrugada. ¿Han comprobado si esos días alguien de su oficina cobró un servicio a esas horas? Se ha comprado todo, con resultado negativo.

» ¿Ante quién responden los ex guardias civiles que ha ido usted contratando? Todo el personal eventual depende del consejero. Incluso algún conductor o secretarias. Los guardias civiles no dependen de Marcos Peña.

» ¿Permitirá la comisión de investigación que le pedimos? Siempre estoy dispuesto, si lo quieren los grupos, encantado. Nosotros somos los más interesados en que se aclare todo. Somos víctimas de esto, el vicepresidente ha sido espiado.

» Si todo es mentira, ¿por qué no se ha querellado contra EL PAÍS? [Sin respuesta].

» ¿Cómo se han financiado los espionajes? ¿Hay fondos reservados en la Comunidad de Madrid? [Sin respuesta].

» ¿Qué función realizan los cuatro ex agentes que usted contrató? Es una imprudencia dar esos nombres. Algunos de ellos volverán algún día a Interior a realizar labores delicadas. Lo que hacen son funciones de vigilancia, avanzadas (llegar antes a los actos, impedir que agredan a la presidenta como en la inauguración de un hospital en Parla). Informan a los escoltas por dónde tienen que entrar para evitar problemas. Comprueban que se cumplen los contratos de seguridad que firmamos con empresas privadas. También se han ocupado de resolver encierros en edificios, hay centenares de pruebas fotográficas de todo.

» ¿Qué retribuciones perciben? [Sin respuesta].

» ¿Se da cuenta de la alarma social provocada? En un partido como IU, con una larga tradición de defensa de los trabajadores, creo que deberían preocuparse por alguna cuestión que causa más alarma y afecta a los trabajadores [en referencia a la crisis].

» ¿Va a dimitir? ¿Echará a alguien? Si dimitiéramos todos los que piden, el banco azul estaría vacío. No se ha constatado nada, creo en la presunción de inocencia. Ustedes me piden un ejercicio imposible, que es demostrar que soy inocente. Éste es un pilar básico del Estado de derecho.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 31 de enero de 2009