Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Análisis:La batalla por la enseñanza cívica

No es el libro, es el ideario

Un dibujo reflejaba cómo un hombre desplazaba a una mujer de una bofetada para explicar la fuerza del kilopondio. La ilustración estaba en un libro de texto hace no tanto tiempo, seis o siete años. Hubo una simple queja a la editorial y el dibujo se retiró. Cuenta esta cruda anécdota el presidente de la asociación de editores de libros de texto, José Moyano, para recordar que los contenidos que no respetan los derechos fundamentales siempre se han podido recurrir. Aunque por lo general, no se llega a ello. Reciben protestas periódicamente los editores o las administraciones, pero sobre cuestiones puntuales, como la del kilopondio. El caso de Educación para la Ciudadanía obedece a una campaña orquestada por los sectores más conservadores. Y sus quejas ni siquiera tienen que ver con el contenido completo de estos libros. Cuestiones como los derechos de los cuidadanos, la Constitución, etcétera, no están en la polémica. Las que sí lo están, aquéllas que hacen referencia a los valores morales, rondan sólo el 10% de los contenidos. A la hora de plantear si es razonable siquiera mencionar que se pueden recurrir estos libros convendría tener en cuenta varias cosas. Algunos docentes están dando esta materia sin libros, no hay ninguna obligación de hacerlo con ellos; el libro es una herramienta más para impartir una clase, el profesor tiene libertad de cátedra para impartir su materia, reconocida por la Constitución, y es también el docente el que elige el libro, normalmente teniendo en cuenta el ideario del centro, sea público o privado. En cualquier caso, el 94% de los libros de Educación para la Ciudadanía escogidos por los colegios pertenecen a las grandes editoriales que han incluido contenidos lo suficientemente asépticos como para que no estén en cuestión. El otro 6% se escora en similar proporción hacia una tendencia ideológica u otra. ¿Qué pueden vigilar los padres? Si están de acuerdo con el ideario del centro. Es éste el que marca la elección del manual, del de Ciudadanía y de cualquiera.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 29 de enero de 2009