El relevo en la Universidad pública

"Pequé de no hacer el esfuerzo suficiente para explicarme"

El ex rector repasa las claves de su mandato

Juan Ignacio Pérez hace balance para EL PAÍS de los cuatro años de su mandato al frente de la Universidad del País Vasco. Desde su despacho en la Facultad de Ciencia y Tecnología del campus de Leioa, habla de la vuelta a su carrera de investigador, de su carácter, sus aciertos y sus errores en el cargo.

VOLVER AL DESPACHO "Ya no me interesa el gobierno de la universidad"

Más información
El legado del rector Pérez

"Me adapto bien. Antes ya fui vicerrector y volví al despacho, así que no es la primera vez que paso este proceso. Tengo un año sabático para ponerme al día en mi disciplina y empezar a planificar proyectos nuevos. Estoy poniendo en orden los papeles y escribiendo sobre temas científicos, relacionados con la biología animal. He puesto en marcha un blog relacionado con mi especialidad y tengo en mente crear otro en el que expresaré mis puntos de vista heterodoxos sobre temas científicos. La transición ha sido muy natural para mi. Antes de la toma de posesión de Goirizelaia, dedicamos unas sesiones a poner al día al nuevo rector aunque, al ser de mi equipo, conocía muy bien la mayoría de asuntos.

Lo único que me une en estos momentos al Rectorado es la amistad con los que forman el consejo de dirección y el hecho de que el rector ha dicho públicamente que comparte el proyecto que yo desarrollé. Por lo tanto, seguiré unido desde un punto de vista afectivo y simbólico; no práctico. Yo estoy a lo mío. Soy catedrático de Fisiología Animal y lo seguiré siendo toda la vida. Las cuestiones relativas al gobierno de la universidad ya no me interesan, no les dedico ni un minuto de mi tiempo diario".

CAMBIO DE ACTITUD VITAL "Ya no enjuicio con dureza a las autoridades"

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

"Haber sido rector me da una visión distinta de las cosas, una visión más lejana. Por ejemplo, ya no enjuicio con tanta dureza los asuntos que se suelen criticar de las autoridades. Supongo que es porque he pasado una etapa en la que he estado expuesto a juicios muy rigurosos. Por ello, ahora no estoy por la labor de enjuiciar a nadie. Una semana antes de dejar el cargo también me pasaba lo mismo, pero ahora más. Es una sensación extraña. Oigo las críticas a los políticos y, por ejemplo, cuando se colapsó el tráfico en Madrid por la nieve, me doy cuenta de que entiendo a la Ministra de Fomento y no me gusta el papel de la oposición. Sobre todo, siento relajo. Ahora me preocupan muchas otras cosas, porque uno siempre tiene su bolsa de alegrías y penas. Pero dejar el Rectorado supone perder una responsabilidad enorme. A día de hoy no tengo ganas de asumir responsabilidades, y sí de afrontar retos intelectuales".

BALANCE DEL MANDATO "No me esforcé lo suficiente en explicarme"

"Me voy del cargo con la sensación de que hemos hecho lo que podíamos hacer, y no ha sido poco. Estoy muy satisfecho, porque creo que hemos conseguido que se asuma dentro de la universidad que la actividad investigadora es muy importante y consustancial a nuestra naturaleza. La parte más negativa es la sensación de que no fui capaz de explicar algunas cosas que habían ocurrido. Igual no fui hábil; pequé de no hacer el suficiente esfuerzo para explicarme. También pequé de no valorar en sus justos términos los motivos de insatisfacción de la comunidad universitaria. Cuando se rechaza un proyecto, uno puede votar no por entender que el trabajo se ha hecho mal, y el otro por no estar de acuerdo con el trabajo hecho. Vale esa segunda lectura, pero no acepto tan fácilmente que se haya hecho mal algo. La valoración objetiva de la gestión realizada es positiva".

SU CARÁCTER E IMAGEN "Sé que no soy simpático"

"Yo sé como soy: hermético y no demasiado simpático. Iñaki Goirizelaia es mucho más empático. Para mí, lo más difícil ha sido realizar comparecencias públicas y acudir a actos sociales. No soy de la gente a la que le gustan los saraos ni salir en la tele. Me desenvuelvo mejor en reuniones de pequeño formato, de tú a tú".

RELACIONES CON EDUCACIÓN "No basta con tener el apoyo del Gobierno"

"Me parece radicalmente injusta la opinión de que mis logros se deben a haber tenido el apoyo económico del Gobierno vasco. Esa es la manera fácil de descalificar un mandato. No basta con tener apoyo: hay que tener ideas y llevarlas a la práctica. Hay que ser capaz de gestionar una universidad en la que estudian y trabajan miles de personas, en un contexto tan complejo como el del País Vasco".

LA VICTORIA DE GOIRIZELAIA "Ha sido un refrendo de lo hecho en cuatro años"

"Ha sido un refrendo de lo que hemos hecho en cuatro años, aunque en campaña haya realizado la necesaria autocrítica. Además, es la victoria de un amigo. Cuando ganan tus amigos, ganas tú. La satisfacción es, por tanto, doble. No me da pena haber dejado proyectos a medias porque no tengo afán de protagonismo. No tengo problemas en no ser yo quien inaugure un pantano".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS