Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La CEOE pide al PSOE abaratar el despido y reformas laborales

Los socialistas se comprometen a agilizar el pago de las administraciones a las empresas y a controlar el absentismo

No hubo respuesta, pero la demanda quedó sobre la mesa. La CEOE no abdica del empeño y de la petición de que se abarate el despido. Así lo expresaron con claridad los máximos representantes de la patronal española en una reunión mantenida ayer durante dos horas con la dirección del PSOE, a iniciativa de los primeros, para analizar la grave situación económica. España continuará con un alto índice de contratación temporal si el coste del despido se mantiene tan alto como lo es actualmente.

Ésta es la consideración que expresó la delegación de CEOE, según asistentes a la reunión, encabezada por su presidente, Gerardo Díaz Ferrán; los vicepresidentes Juan Lazcano y Pilar González de Frutos; el secretario general José María Lacasa; el presidente de la Comisión de Política Económica y Financiera, José Luis Feito; el director de Asuntos Económicos, Enrique de la Lama-Noriega, y el director de Relaciones Laborales, José de la Cavada. Del otro lado de la mesa, también se encontraba el máximo nivel: el vicesecretario general del PSOE, José Blanco; la secretaria de organización, Leire Pajín; el responsable de Economía y Empleo, Octavio Granado, y la titular de Ordenación del Territorio y Vivienda, Inmaculada Rodríguez-Piñero.

Los empresarios reclaman la rebaja de las cotizaciones a la Seguridad Social

De un lado y de otro, se compartió la máxima preocupación por la situación de desempleo, aunque todas las demandas de la patronal sobre reformas laborales fueron remitidas por la dirección del PSOE a la Mesa de Diálogo Social. La patronal pidió al partido que sostiene al Gobierno que la Administración ejerza un mayor control sobre el absentismo laboral. Y hubo comprensión. El PSOE compartió con la CEOE "la preocupación porque la protección llegue de verdad a los trabajadores enfermos y que no haya abusos al fingir enfermedades", dijo Granado. El clima "franco y cordial" de la reunión, según interlocutores de los dos lados, permitió que casi nada quedara en el tintero.

La rebaja de las cotizaciones a la Seguridad Social fue otra de las peticiones de la patronal. Y el PSOE se comprometió a estudiar fórmulas para agilizar el pago a las empresas de las administraciones públicas. Los representantes empresariales reconocieron a la Administración central su diligencia en los pagos, pero no a los ayuntamientos y a algunas comunidades autónomas.

Mientras se producía esta reunión, el secretario general de CC OO, Ignacio Fernández Toxo, advertía en Zaragoza que "no se deben acometer reformas laborales porque el origen de la crisis no es laboral". En el congreso del sindicato en Aragón, Toxo llamó a los sindicalistas para defender los derechos de los trabajadores "en la calle y en las empresas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de enero de 2009