Microsoft afronta la crisis con los primeros despidos de su historia

Los beneficios del gigante informático caen el 11%, y los de Google bajan el 68%

La recesión obligó ayer a la compañía informática Microsoft a anunciar la mayor reducción de empleo de su historia, tras registrar una caída del beneficio del 11% en el cuarto trimestre de 2008 (segundo de su ejercicio fiscal). El gigante estadounidense eliminará 5.000 puestos de trabajo durante los próximos 18 meses, el equivalente al 5% de la plantilla, medida con la que espera reducir sus costes operativos en unos 2.200 millones de dólares. Es la primera vez en la historia que Microsoft afronta una reducción de empleo de gran calado.

La crisis ha tardado algo más en manifestarse en las empresas de tecnología y en las de telecomunicaciones que en otras actividades, pero ha llegado con fuerza. Google anunció ayer un beneficio en el último trimestre de 382 millones de dólares (293 millones de euros), lo que supone un batacazo del 68% respecto a los resultados de hace un año. Se trata del primer retroceso en la cuenta de resultados de la trayectoria del buscador californiano, que ha anunciado recientemente que prescindirá de un centenar de empleados en el área de selección de personal.

"No somos inmunes", dice Ballmer en una carta a los empleados

En el sector de las telecomunicaciones, los avatares de la crisis se dejaron sentir también en la finlandesa Nokia, que en último trimestre del año ganó 15.738 millones de euros, un 19,5% menos, informa Adrián Soto desde Helsinki.

Pero la cara más amarga de la actual recesión en Estados Unidos, el paro, se deja notar especialmente en Redmond, la sede de la empresa fundada por Bill Gates. "Microsoft no es inmune a la crisis", admitió su consejero delegado Steve Ballmer, en una carta enviada a los empleados en la que explica que el recorte plantilla está motivado "por el deterioro de las condiciones económicas globales, que está debilitando la demanda de ordenadores personales, la inversión en tecnología y obligándole a concentrarse en modelos portátiles de bajo coste".

Del total anunciado, 1.400 despidos se ejecutarán de inmediato. El anuncio coincidió con la presentación de los resultados del segundo trimestre del ejercicio fiscal 2009, que se adelantó varias horas. Sus ingresos subieron apenas un 2% comparados con los de hace un año, hasta los 16.630 millones de dólares, que suponen 900 millones menos de lo que proyectó la propia compañía.

El beneficio de la firma de Redmond cayó hasta los 4.170 millones, 540 millones menos que en el mismo trimestre de 2007. Los números están por debajo de lo que esperaban los analistas, lo que provocó que sus títulos cayeran un 8% y arrastraran al Nasdaq. El índice se dejó el 2,7% al final de la sesión. Las acciones de Microsoft han perdido la mitad de su valor bursátil durante el último año.

Steve Ballmer insiste en que estas medidas son una "respuesta a las realidades" del mercado y que es "crucial" para adaptar la estructura de costes de la compañía, para así no minar su posición financiera. "El hecho de que crezcamos durante la peor recesión de dos generaciones reflejan los fuertes fundamentos de nuestro negocio y de vuestro duro trabajo", remacha en la misiva. Los recortes afectarán a los departamentos de investigación y desarrollo, así como al de marketing, ventas, jurídico, financiero, recursos humanos y tecnología de información. También cortará gastos de viaje y eliminará premios. Así espera ahorrar 1.500 millones anuales en costes operativos y 700 millones en gastos de capital.

Los números de Microsoft revelan, según los analistas, los problemas por los que atraviesa la economía. Y están en línea con los decepcionantes resultados de eBay e Intel. Sin embargo, contrastan con los de IBM y Apple, que de momento se mantienen a flote aunque reconocen que la situación es difícil.

La multinacional eliminará 1.400 empleos con efecto inmediato, y llegará hasta 5.000 en el próximo año y medio.Vídeo: AGENCIA ATLAS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS