Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Sonrisas y lágrimas de las estrellas en honor a Obama

Deportistas, ídolos de Hollywood y figuras de la 'tele' acompañaron al presidente

Se involucraron en la campaña electoral, recogieron fondos para el candidato y ayer le acompañaron en su toma de posesión. Actores, cantantes, famosos, todo el glamour de Hollywood se reunió ante el Capitolio para asistir a la toma de posesión de Barack Obama, el hombre en el que ellos, como otros muchos ciudadanos, han puesto su confianza para lograr el cambio. Nunca un presidente ha sido tan apoyado por tantos rostros famosos.

La emoción del gran boxeador Muhammad Ali y las risas de la ex estrella del baloncesto Magic Johnson. Las lágrimas de la periodista Oprah Winfrey, refugiada en unas enormes gafas de sol. El abrazo entre Dustin Hoffman y Samuel L. Jackson. La sonrisa de Steven Spielberg y su esposa, Kate Capshaw.

Nunca un presidente de ee uu fue apoyado por tantos rostros famosos

Y cerca de ellos Denzel Washington protegiéndose del frío con un gorro de lana. Alicia Keys y junto a ella la también cantante Beyoncé y su pareja Jay-Z. Y entre el público, como uno más, Bruce Springsteen, que con unos prismáticos en mano no quiso perderse detalle de la ceremonia en la que el hombre en el que creyó desde el primer día de la carrera electoral se convertía en el 44º presidente de EE UU.

Todo ello ocurrió ayer en sólo unos metros ante el Capitolio. Y como reportera de a pie, la fotógrafa Annie Leibovitz cuyas imágenes de la jornada de esta investidura pasarán a formar parte de la historia del día en que EE UU recibió al presidente del cambio.

En la tribuna Obama y familia. Michelle, vestida con un traje dorado de la diseñadora norteamericana, de origen cubano, Isabel Toledo. El traje de Michelle Obama, confeccionado en lana y seda francesa, como en brocado, largo hasta la rodilla y con detalles de pedrería superpuestos en el cuello sorprendió a muchos analistas, que esperaban que la nueva primera dama escogiera un modisto o modista de Chicago, donde vivía, como hizo su antecesora en el cargo Laura Bush con Texas. Ella también ha impuesto sus cambios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 21 de enero de 2009