Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La 'mortalidad' de las empresas se incrementa en un 4%

La mortalidad o desaparición de las empresas andaluzas se incrementó un 4% por la crisis, según el secretario general de la Asociación de Jóvenes Empresarios (AJE) de Andalucía y presidente de AJE-Sevilla, David Alva. AJE y la Junta han puesto en marcha un proyecto para ayudar a reestructurar estas sociedades.

Según Alva, el índice de mortalidad sube hasta un 8% en las empresas que comienzan su andadura y prevé para los primeros meses de 2009 que esa cifra siga aumentando, puesto que muchas jóvenes empresas "están esperando para ver si hay más certidumbre de la que existe actualmente, ya que, de lo contrario, tendrán que tomar medidas, que pasan por concursos de acreedores, cierres y expedientes de regulación de empleo".

"La gente no puede esperar más y quiere una respuesta clara y nítida de las instituciones para salvar sus empresas, pero no existe esa respuesta institucional que les dé seguridad", se lamentó Alva, quien, no obstante, destacó la labor de administraciones como la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa y la Diputación de Sevilla.

Estrategias

En ese sentido, destacó la puesta en marcha de una iniciativa piloto en la provincia de Sevilla, en colaboración con la Consejería de Innovación, denominada AJE-Estrategias, por la que se contará con asesores que "ayuden a reestructurar a las empresas y a sobrevivir, las enseñe a ahorrar en costes y les orienta sobre nichos de mercado, entre otras cosas". "Quien no se adapte no va a sobrevivir y hay que crear la estrategia de empresa pensando en nuevos acontecimientos, pues lo que valía antes ahora ya no vale", asegura Alva, quien explicó que pretenden extender este proyecto a otras provincias andaluzas. En Sevilla existen cerca de 800 jóvenes empresas y unas 40 participan actualmente en el programa AJE-Estrategias.

Alva lamentó que el principal problema que se están encontrando las empresas se centran en que "no les está llegando financiación", a lo que se une el hecho de que las líneas puestas en marcha por el Instituto de Crédito Oficial (ICO) "no tienen los mejores intereses, aunque nos vamos a tener que agarrar a lo que haga falta". Entre las medidas para frenar los efectos de la crisis, el dirigente empresarial apuesta por "abaratar el empleo", una medida que, aunque "no es popular, es necesaria; ya que o tomamos medidas muy radicales o vamos seguir perdiendo empleo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de enero de 2009