Caos en el transporte aéreo

A vueltas con el 'plan Charlie' de los pilotos de Iberia

"Están con el plan Charlie". El director de operaciones de Iberia, Ricardo Génova, retoma la denominación que los pilotos dieron en 1981 a una huelga de celo en pleno verano. Dicen que el nombre viene de los antiguos niveles de alerta militar. Entonces, los pilotos reclamaban más dinero. Ahora casi lo único en lo que están de acuerdo con la compañía es en aplicarse una congelación salarial.

"Hubo un comandante que retrasó la salida del avión porque el finger [pasarela de acceso al avión] estaba sucio", dice Génova, que ha expedientado a dos copilotos por no asistir al trabajo y a ocho comandantes por retrasar la recogida de tripulaciones.

"Faltan pilotos, mecánicos y aviones. El Sepla lleva un año aceptando hacer favores a la compañía, y ahora quieren quitarnos derechos porque dicen que ya los hemos cedido", afirma Justo Peral, elegido hace algo más de un año presidente del Sepla-Iberia, precisamente por su buena relación con los directivos y su capacidad negociadora. Pero el convenio se empantanó en dos aspectos: el régimen disciplinario y las garantías para los pilotos de Iberia en la fusión con British Airways.

Más información
El sindicato de los controladores llamó a no suplir las bajas médicas
El PP no se opondrá a la petición del PSOE para que comparezca el presidente de Iberia

"Si faltasen pilotos, lo habrían denunciado. Dieron la consigna de hacer un cumplimiento estricto del convenio, pero el convenio dice muchas cosas, también que el comandante está obligado a defender los intereses de la compañía", explica Génova.

"Si me llaman, digo no"

"Ni estoy en huelga, ni estoy en celo", ironiza Andoni Nieto, ex presidente del sindicato Sepla y rival de Peral en las últimas elecciones para la sección sindical de Iberia. "Si me llaman en mi día libre para volar, digo que no. Y no hago más de lo que me corresponde. Pero se ha desatado una caza de brujas". Relata que hace unos días su avión tenía una rampa de evacuación que caducaba en "enero de 2009". "Me dijeron que valía, y me lo llevé. Eso sí, lo notifico a Aviación Civil. Pero yo hace dos meses no saco ese avión ni loco".

"Nunca cuestionaré una decisión operativa de un piloto, aunque esté equivocada. Va en contra de nuestra filosofía de que el comandante tiene que tener autonomía", sostiene el director de operaciones.

Peral también señala que le adjudicaron la víspera de Nochebuena un avión con un problema (fallaba el medidor de combustible), luego se lo cambiaron por otro que tenía una fuga de combustible en la bodega. Finalmente, se fue con un tercer aparato. "Nos están echando encima a los pasajeros y pretenden forzar la intervención del Gobierno", zanja Nieto.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS