Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Deterioro del mercado laboral

La recesión eleva el paro a 3,1 millones

El número de desempleados aumenta en casi un millón durante 2008, hasta alcanzar un récord histórico - Casi una tercera parte no recibe ninguna prestación

La imagen más dura de la recesión se encuentra en las largas colas del paro. Puede comprobarse cada mañana, antes de que abran las oficinas de empleo. Esta escena que casi había caído en el olvido durante los más de diez años de crecimiento continuado, ha regresado. No es en balde. En un año, el paro ha aumentado en un millón de personas y se ha encaramado hasta cotas desconocidas hasta ahora. El pasado 31 de diciembre se registraron 3.128.963 parados, según publicó ayer el Ministerio de Trabajo. Tan malas son las cifras que el secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado, calificó 2008 como "annus horríbilis".

La escalada del desempleo debe mucho a lo sucedido en los últimos tres meses del año, en los que se han dado los mayores incrementos mensuales de la historia (sólo en diciembre, casi 140.000). A un ritmo de 5.500 al día, el paro registrado ha subido en más de medio millón de personas el trimestre pasado.

La Seguridad Social pierde 841.465 cotizantes en el último año

La espectacularidad de las cifras al compararse con otras crisis debe mucho al actual tamaño del mercado laboral español. A finales de 1987 y comienzos de 1988, también se superaron los tres millones de parados. Pero entonces la población activa apenas alcanzaba los 15 millones de personas y la tasa de desempleo se situaba en el 20%. Ahora la población activa es de 23 millones y el desempleo, del 11,3%, según datos del tercer trimestre de 2008. Además, en 2005 se realizó un cambio metodológico que sacó a la luz medio millón de parados más y la serie histórica sólo se reconstruyó hasta 1996.

El número de parados más alto de la historia (410.000 de ellos extranjeros), trae consigo el aumento de quienes cobra prestaciones por desempleo. A 30 de noviembre eran 2,2 millones, un 47% más que el año pasado. Pero este dato tiene una cruz, unos 900.000 parados no perciben prestación alguna.

Detrás del intenso ajuste laboral se esconde el mismo sector sobre el que se edificó el milagro económico español: la construcción. Su pujanza convirtió a España en el motor de la creación de empleo en Europa; su derrumbe, en el líder de la destrucción de puestos de trabajo. Durante la década dorada se llegaron a construir 800.000 viviendas en un año, en los tres primeros trimestres del año pasado se iniciaron 275.000. Esto tenía que notarse sobre el empleo. Los parados procedentes del ladrillo se han duplicado en 2008.

Tras el ladrillo, llegaron la industria y los servicios, en este orden. Y conforme se añadían sectores, aumentaba la intensidad del ajuste. En el caso de los servicios, el que tiene un mayor peso específico, ni tan siquiera la campaña navideña salvó al empleo del desplome el mes pasado.

También la alta temporalidad española, el 29,5% frente al 15% en Europa, ha puesto su granito de arena. En opinión de Valeriano Gómez, ex secretario general de Empleo, esta característica da "capacidad de adaptación rápida" al mercado laboral español. Y a ella están recurriendo las empresas para ajustar sus plantillas y afrontar la crisis. Así lo subrayó, el secretario de Estado de la Seguridad Social. "El empleo que se está destruyendo es temporal", afirmó.

Pero desde Analistas Financieros, Reyes Maroto, pone énfasis en la destrucción de empleo indefinido del tercer trimestre del año pasado, y que teme tenga su continuidad a través de los ERE, tan protagonistas en los últimos meses. Maroto también subraya la caída de los contratos indefinidos del 23% en todo el año pasado, frente al 11% de los temporales.

A falta de que se conozcan los datos de la encuesta de población activa (el termómetro más fiable del mercado laboral), 2008 se cerrará con una destrucción de empleo importante. Así lo indican las cifras de afiliación al instituto público. El año pasado acabó con 18,5 millones de cotizantes, 841.465 menos que 2007. Pese a este descenso, Granado destacó que la Seguridad Social contabilizará un superávit del 1,2% del PIB al cerrar las cuentas del ejercicio.

De cara al futuro, ni expertos ni Gobierno prevén un cambio inmediato de tendencia. El presidente José Luis Rodríguez Zapatero afirmó ayer que 2009 será un "año duro y difícil". Queda aún más lejos el objetivo del pleno empleo que fijó para esta legislatura durante las elecciones. No obstante, puso sus esperanzas en que a partir de marzo empiece a "recuperarse el empleo".

No son tan optimistas los expertos. Xavier Segura, de Caixa Catalunya, cree que en los próximos meses continuará la destrucción de empleo, aunque duda de que sea con la misma intensidad. A la hora de señalar un momento de recuperación, apunta hacia el tercer trimestre del año.

En el capítulo de reacciones, el secretario general de CC OO, Ignacio Fernández Toxo, reclamó al Gobierno que se esfuerce por dinamizar la economía, informa Pedro Gorospe. En la misma línea fueron las peticiones de UGT, que además reclamó impulsar el diálogo social.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de enero de 2009