Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La recesión causa una oleada de despidos en EE UU y Europa

El desempleo crece en Alemania por primera vez en tres años

La recesión enseña su cara más siniestra en el mercado laboral. Una nueva oleada de despidos ha sacudido Estados Unidos y Europa en diciembre pasado, y las grandes multinacionales preparan más ajustes de plantilla como el anunciado ayer por la siderúrgica Alcoa para más de 13.000 trabajadores.

En Estados Unidos las empresas del sector privado eliminaron 693.000 puestos de trabajo en diciembre, por lo que la tasa de paro se situará por encima del 7% ese mes. El dato oficial de empleo de cierre de 2008 se conocerá mañana, y en Wall Street anticipan que será malo. En noviembre los parados sumaban ya 10,3 millones.

En Alemania, hasta ahora el último reducto europeo donde se creaba empleo, se ha roto la tendencia. En diciembre, el número de desempleados se aumentó en 18.000 personas, en lo que supone el primer incremento del paro desde febrero de 2006.

Alcoa prepara un ajuste de 13.500 empleos, que afectará a España

En España, el dato del paro se conocerá hoy. Se da por seguro que se superará la barrera de tres millones de parados, y se cierre 2008 con una tasa de entre el 13% y el 13,5%

La pérdida de empleos afecta a todas las empresas, da igual el sector o su tamaño. El gigante industrial Alcoa se sumó ayer a una lista que ya integran AT&T, DuPont, 3M o DowChemical, al anunciar que va a eliminar 13.500 empleos, el equivalente al 13% de su plantilla global. El ajuste del productor de aluminio puede afectar a la planta en Sabiñánigo, que emplea a 180 personas, aunque no lo hará en los centros que la multinacional posee en Asturias y Galicia.

El epicentro de esta crisis está en el sector financiero, donde se habla de 250.000 despidos. Barclays, que acaba de hacerse con parte de la quebrada Lehman Brothers, prevé 400 nuevos despidos en Reino Unido. Y los empleados de IBM temen que la recesión se lleve por delante hasta 16.000 empleos.

Y entre tanto van creciendo los temores sobre la suerte en el comercio, donde pasada la temporada de compras navideñas se espera una oleada de bancarrotas y liquidaciones. La británica Marks & Spencer eliminará 1.230 empleos, el 1,6% de la plantilla.

En Estados Unidos, la consultora laboral Challenger, Gray & Christmas calcula que los despidos anunciados por las empresas son un 275% mayores que hace un año. La última vez que se vivió una situación similar fue en 2003, cuando el mercado laboral arrastraba con las consecuencias de la recesión de 2001. Y advierte que los recortes de plantilla serán notables hasta la segunda mitad 2009.

Los analistas cuentan ya que la recesión acabe con cuatro millones de puestos de trabajo en EE UU, y la tasa de paro supere el 9% antes de verse una estabilización en la economía.

El presidente electo Barack Obama urgió a los legisladores en Washington para que aprueben su plan bianual de reactivación, con el que busca "crear o salvar" hasta tres millones de empleos. Su iniciativa incluye medidas para ampliar los subsidios al desempleo y que los Estados dispongan de un fondo de 7.000 millones de dólares (5.100 millones de euros) para ampliar la cobertura de desempleo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de enero de 2009