Cartas al director
i

Conflicto en Oriente Próximo

Cuando leemos comentarios referentes a la desproporción del número de víctimas entre uno y otro bando en el último estallido de violencia en Oriente Próximo, y se emplean expresiones como "visceralmente racista" o "una de las grandes ironías de la historia", nos preguntamos ¿quién es el verdadero culpable del número de víctimas civiles en Gaza? Si tomamos en consideración que Hamás venía preparando un enfrentamiento contra Israel hace meses, ¿por qué mientras cavaban túneles de conexión con Egipto para transportar armamento, Hamás no se ocupó paralelamente de cavar refugios antiaéreos para proteger a su población civil? Seguramente, porque los civiles en Gaza son una buena moneda de cambio mediático y porque, mientras mueren inocentes los verdaderos culpables de la masacre se encuentran ocultos en sus madrigueras -con las que ellos sí cuentan-, a salvo de los "bombardeos israelíes". Por eso, considero que la diferencia de número de víctimas se debe sencillamente a que el Estado de Israel ha puesto como su prioridad la protección de su población civil, que periódicamente se ve castigada por una lluvia de cohetes, más allá de los intereses mediáticos, lo que me parece responsable. No podemos decir lo mismo de Hamás. ¿Cuáles son los valores con los que nos identificamos? ¿Con aquellos que colocan la vida de los suyos sobre cualquier otro interés o con los que simplemente la pisotean con el objetivo de lograr la primacía de sus intereses ideológicos y religiosos?- Yonathan Bar-Magen. Alcalá de Henares, Madrid.

El Gobierno israelí de Ehud Olmert, ha cometido una auténtica carnicería en la franja de Gaza. La Operación Liderazgo Sólido se ha aprobado con la intención de poner punto final al lanzamiento de misiles Katiuska que amenazan los territorios israelíes adyacentes a la franja. Nadie niega el derecho de Israel a defenderse, como lo ha hecho desde su creación; las Fuerzas de Defensa israelíes no tienen otro propósito que garantizar la existencia del Estado hebreo. Pero el uso de las mismas con fines políticos no sólo las desprestigia, sino que pone en peligro la vida de civiles israelíes que sufrirán las réplicas de Hamás. Sin olvidar la execrable muerte de decenas de inocentes en Gaza.

Muchos se preguntarán el porqué de este ataque masivo, quizá piensen en la ruptura de la tregua entre Israel y Hamás, o en el lanzamiento de misiles, pero tiempo ha que los grupos armados palestinos utilizan este tipo de armas y nunca el Tzahal, Ejército israelí, había lanzado tal represalia.

A mi modo de ver este ataque tiene otra finalidad, frenar a Benjamín Netanyahu y a su partido, el ultraderechista Likud, el cual se perfila como favorito en las próximas elecciones. De esta forma, si el Gobierno de Kadima y los laboristas muestran dureza y firmeza esto restará votos al Likud. Sé que es trágica la muerte de civiles inocentes, pero en Oriente Próximo la violencia siempre tiene una finalidad política, y es que como dijo Carl von Clausewitz: "La guerra es la continuación de la política por otros medios".

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 04 de enero de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50