Zapatero suspende su primer viaje a Oriente Próximo por la guerra de Gaza

El presidente del Gobierno planeaba visitar Siria y Líbano antes de Reyes

A la voz de ¡fuego! todos corren. Pero no todos en la misma dirección. Unos corren hacia el fuego y otros se alejan de él.

La explosión de violencia en Gaza ha llevado al presidente francés, Nicolas Sarkozy, a iniciar hoy mismo una gira por Oriente Próximo, mientras que el primer ministro español, José Luis Rodríguez Zapatero, ha suspendido la que tenía prevista.

Aunque Moncloa no la anunció oficialmente, Zapatero había planeado viajar el 4 y 5 de este mes a Siria y Líbano, en su primera visita a la región desde que llegó al poder, en 2004.

"Está claro que Sarkozy y Zapatero tienen distintos objetivos. Uno quiere presentarse como mediador y otro no aspira a tal cosa", afirma un experto en la zona. En otras palabras, Sarkozy quiere seguir ejerciendo el liderazgo internacional, aunque ya no sea presidente de la UE, mientras que Zapatero cree que ahora sólo puede perjudicarle una sobreexposición a los focos.

España reparte entre Hamás e Israel las culpas por la tragedia palestina

Más información

Y es que el inicio de los bombardeos contra la superpoblada y paupérrima franja palestina, en represalia por los misiles artesanales contra ciudades israelíes, había alterado radicalmente el panorama de la visita.

La diplomacia española planeó el viaje a una Siria que había roto su aislamiento e incluso mantenía conversaciones de paz indirectas con Israel y a un Líbano que había recuperado la estabilidad institucional tras el regreso de la milicia chií Hezbolá al Gobierno. En vez de eso se encontró con una Siria que alberga al líder en el exilio de Hamás, Jaled Meshaal, quien ha llamado a los palestinos a una nueva intifada. Y con un Líbano amenazado por la posibilidad de que Hezbolá salga en apoyo de Hamás, como en el verano de 2006, cuando el secuestro de dos soldados israelíes desencadenó la última invasión del país. Incluso si el conflicto de Gaza no se extiende, Zapatero se vería presionado para hacer declaraciones abiertamente anti-israelíes, lo que se intenta evitar, según fuentes diplomáticas.

En línea con sus socios de la UE, España ha pedido un cese inmediato de la violencia, ha ofrecido ayuda humanitaria por 1,5 millones de euros e incluso ha propugnado el despliegue de observadores de la UE para verificar que se cumplen las condiciones de una eventual tregua. Pero ha adoptado una posición equidistante entre Hamás e Israel y ha repartido culpas por igual a ambos contendientes.

En un comunicado, Exteriores expresó ayer "su profunda preocupación por el desencadenamiento de la ofensiva terrestre del ejército israelí" y reiteró su llamamiento a que cesen las hostilidades y se permita la llegada de ayuda humanitaria. "El Gobierno español urge a Hamás a que cese el lanzamiento de cohetes, así como a Israel a que ponga fin a la ofensiva", dice la nota.

Por su parte, la vicepresidenta, María Teresa Fernández de la Vega, hizo desde Nueva Delhi un llamamiento "a que cese el ruido de las armas, a que los tanques y las bombas callen para dar paso a la fuerza de la voz, del diálogo y de la razón", informa Georgina Higueras.

La suspensión de la gira por Oriente Próximo se suma a una larga serie de viajes frustrados de Zapatero. El último, el que el pasado 23 de diciembre iba a realizar a Afganistán, que se canceló por las negociaciones sobre el nuevo modelo de financiación autonómica. Esta doble suspensión ha dejado a Zapatero sin visita navideña a las tropas.

[Zapatero habló ayer telefónicamente con el presidente francés, Nicolas Sarkozy, y con el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, para analizar la situación en Gaza, informó Europa Press. Los tres expresaron la necesidad de "poner fin a una grave situación de forma rápida y urgente", explicaron fuentes del Gobierno].

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 04 de enero de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterMÁSTER MÁS DEMANDADO

Lo más visto en...

Top 50