La crisis hace que la cifra de pasajeros caiga en noviembre más del 14%

Batacazo para el tráfico aéreo, pero todavía más dura la caída del business. Los afortunados pasajeros que viajaban en primera clase se pasan a la turista empujados por la crisis económica global, que ha hecho bajar el número de pasajeros en el mundo en un 1,3% en octubre respecto al mismo mes del pasado año, según los datos de la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA). Pero en España el desplome es mucho más señalado. Los últimos datos, sobre noviembre, dan una caída del 14,3% en los aeropuertos de la red de AENA.

Las cifras que ese lobby de aerolíneas dan de los viajeros de todo el mundo reflejan un castigo aún mayor para el transporte de carga por avión (un descenso del 7,9%), similar al bajón de los billetes de la clase business (negocios en inglés) de un 7% en los últimos datos anuales de la IATA, referidos a octubre. Fue el tercer mes consecutivo de caída en el tráfico premium.

Más información
Barajas vive su tercer día de retrasos mientras AENA habla de normalidad

Caída del 'business'

"La bancarrota de Lehman Brothers" en ese septiembre, explica la IATA, "contribuyó a una brusca caída de pasajeros del sector financiero, en particular en el mercado del Atlántico Norte". Los pasajeros de negocios en las rutas entre Europa y Norteamérica aportan casi un tercio de los ingresos totales en el mundo por billetes de primera clase y el 18,7% de los pasajeros de negocios. En ese mercado la bajada fue del 4,6%, pero en el intraeuropeo, que aporta un tercio de los viajeros de primera clase de todo el mundo aunque sólo un 8,4% de los ingresos globales, la caída fue mucho mayor, del 14,1%. La IATA prevé otro bajón "sustancial" en los volúmenes de tráfico de negocios en los siguientes meses.

"A diferencia de la industria financiera, las aerolíneas no están pidiendo limosnas. Necesitamos la liberalización comercial para gestionar esto como un negocio normal", reclama el consejero delegado de la IATA, Giovanni Bisignani, quien no se cansa de señalar los fuertes impedimentos a la consolidación del sector por las peculiares características de la legislación que rige el tráfico aéreo (convenios bilaterales, restricciones a la propiedad extranjera).

La clase business ha sido especialmente mimada en los últimos años por las aerolíneas, para maximizar ingresos ante el acoso de las compañías de bajo coste a los precios de los billetes de clase turista.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS