Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El adelanto de las elecciones vascas

Cuatro posibles alianzas para el Gobierno vasco

Las elecciones más reñidas desde 1986, cuando el candidato socialista, Txiki Benegas, ganó por dos escaños al del PNV, José Antonio Ardanza; la ausencia de la izquierda abertzale por no desmarcarse de ETA y la participación de Eusko Alkartasuna desvinculada del PNV, son los rasgos que hacen singulares los próximos comicios vascos. La formación del Gobierno vasco será muy compleja por la profunda división entre el bloque nacionalista y el no nacionalista que ha generado en estos diez años la política soberanista del lehendakari Ibarretxe. Estas son las más destacables de las hipótesis contempladas.

- Gobierno del PSE en minoría. Si Patxi López gana las elecciones, lo más probable es que forme un Gobierno en minoría. Es muy difícil que el PNV esté dispuesto a participar en un Gobierno presidido por un socialista, aunque es prácticamente seguro que si López gana las elecciones se dirigirá al partido que preside Iñigo Urkullu para que se integre en su Ejecutivo. Tampoco parece probable que el PP entre en un Gobierno del PSE, aunque apoye la investidura de López. En estas condiciones, el líder socialista vasco gobernaría con apoyos puntuales externos.

- Reedición del Gobierno tripartito, presidido por el PNV. Es el Gobierno por el que apuesta el candidato del PNV y lehendakari, Juan José Ibarretxe. Durante los últimos diez años ha gobernado acompañado de Eusko Alkartasuna (EA) e IU-EB. Para ello, Ibarretxe tendría que obtener una clara victoria sobre Patxi López. Para asegurar ese gobierno, EA e IU-EB tendrían que sumar, con el PNV, los 38 escaños de la mayoría absoluta en el Parlamento, lo cual, según las encuestas, no parece nada fácil.

- Gobierno del PNV con presidente distinto a Ibarretxe. Aunque a día de hoy suena como una hipótesis muy especulativa, no puede descartarse del todo. Se puede plantear en el caso de que Ibarretxe gane las elecciones y no logre conformar una mayoría para superar la investidura porque sus apoyos naturales, EA e IU-EB, no sumen los 38 escaños necesarios. En este caso, no es descartable que el PNV reaccione y pida a Ibarretxe que se retire y dé paso a un tapado, con perfiles moderados, que genere mayor consenso, con la pretensión de neutralizar al Partido Popular e incluso al PSE.

- Gobierno PNV-PSE o PSE-PNV. Es el que quieren la mayoría de los vascos, según las encuestas. Pero, hoy por hoy, es muy difícil por el abismo creado en estos diez años por el soberanismo de Ibarretxe entre nacionalistas y no nacionalistas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 4 de enero de 2009