La "baja médica" de un tercio de los controladores causa retrasos en Barajas

AENA recortó las horas extraordinarias tras la caída del tráfico aéreo

La "baja médica" de ocho controladores aéreos en Madrid-Barajas provocó ayer que el aeropuerto operase con sólo dos de sus cuatro pistas (las del lado izquierdo en sentido norte), según el gestor público AENA, que sólo dio datos de retrasos: 46 minutos de media para las 695 operaciones realizadas hasta las ocho de la tarde, sobre las 1.044 programadas. En la torre de control de Barajas tenían que trabajar ayer 23 personas. Iberia sufrió con más dureza el problema (canceló 13 vuelos) al sumarse la falta de controladores a la "huelga de celo" que atribuye a sus pilotos, y que éstos niegan.

Aunque ni AENA ni el sindicato de controladores USCA dan ninguna explicación, fuentes del sector explican que el origen de la falta de profesionales reside en un conflicto larvado por el recorte de trabajo en las torres. Aprovechando el bajón del tráfico aéreo por la crisis (casi un 15% menos en noviembre respecto al mismo mes de 2007), AENA ha decidido reducir las dotaciones de las torres, lo que se traduce en menos horas extraordinarias.

Más información

Además, la partición de AENA en aeropuertos y a navegación aérea obliga a equilibrar las cuentas de ambas áreas, de modo que, según las mismas fuentes, el gestor público quiere reducir el coste de control en unos 190 millones de euros este año.

Nadie se atreve a decir si los que estaban ayer de baja se encontraban o no enfermos. Pero en todo caso las fuentes consultadas explican que los controladores en algunos centros han dejado de "ayudar a la empresa". Ya se produjo una situación parecida hace unos días en el aeropuerto de Tenerife Sur y en Madrid el día de Año Nuevo. Un portavoz de AENA reconoce que ayer algunos de los profesionales a los que se pidió que fuesen a cubrir las bajas médicas ("absolutamente legales") "no han querido", y que otros estaban fuera de Madrid. La mayoría de los enfermos corresponden al turno largo (12 horas).

Además, las fuentes citadas apuntan a disidencias con la política llevada a cabo por el sindicato USCA, que renovó en julio de 2007 con el Ministerio de Fomento (del que depende la empresa pública, ahora en el inicio de un proceso de privatización parcial), la prolongación de jornada, un acuerdo que luego no avalaron las asambleas celebradas en los centros de trabajo.

Las mayores demoras las sufrió la compañía Iberia, entre 60 y 90 minutos en casi la mitad de los vuelos (incluida su franquicia Air Nostrum). Al final del día se esperaba que la puntualidad sólo de Iberia quedase por debajo del 30%. La aerolínea lleva un mes con decenas de anulaciones diarias y retrasos en la mayoría de sus operaciones por la "huelga de celo" que atribuyen a sus pilotos. Iberia considera que también la falta "anormal" de controladores se debe a un conflicto laboral.

Los retrasos afectaron a las salidas de Madrid y en menor medida a las llegadas, pero se extendieron en cadena a otros aeropuertos. Spanair refirió una puntualidad del 75% y Air Europa, demoras de hora y media en las salidas.

Pasajeros damnificados por los retrasos en Barajas, ayer en la cola del mostrador de atención al cliente de Iberia.
Pasajeros damnificados por los retrasos en Barajas, ayer en la cola del mostrador de atención al cliente de Iberia.GORKA LEJARCEGI
Un pasajero ante un panel que muestra decenas de vuelos retrasados, ayer en la T-4 de Barajas.
Un pasajero ante un panel que muestra decenas de vuelos retrasados, ayer en la T-4 de Barajas.GORKA LEJARCEGI

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 02 de enero de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50