Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barajas vive una segunda jornada de importantes retrasos

A la falta de personal y los conflictos laborales se une este sábado las malas condiciones meteorológicas.- Los vuelos registran demoras medias de una hora en la T-4

La falta de controladores aéreos, la mala visibilidad y los conflictos laborales están provocando que el aeropuerto de Barajas viva la segunda jornada de importantes retrasos tras la caótica jornada de ayer. El aeropuerto madrileño sigue operando con dos de sus cuatro pistas, lo que reduce a la mitad su capacidad normal.

Según los últimos datos oficiales de AENA, a las 16.00 horas el retraso medio de los vuelos en la terminal 4 era de 62 minutos, mientras que en las terminales 1, 2 y 3 se situaba en 23. La impuntualidad en los vuelos ha ido subiendo a lo largo de la tarde. Varias compañías como Vueling, Easy Jet o Air Comet, han señalado que "están tratando de normalizar sus programaciones", aunque han reconocido que se siguen registrando retrasos y que tuvieron que alquilar aviones para regularizar sus rutas.

Fuentes de AENA, han asegurado a Efe que, a diferencia de lo que sucedió este viernes, no se han producido regulaciones en las rutas en Barajas por falta de personal en la torre de control, donde este viernes siete de los 23 controladores no acudieron a sus puestos de trabajo por baja médica. Las fuentes han detallado que este sábado se han registrado dos bajas de controladores y que la decisión de que el aeropuerto madrileño opere sólo con dos de sus cuatro pistas se tomó hace unos días debido al bajo volumen de operaciones programadas para este sábado en Barajas, donde hay previstos 956 vuelos.

A esta situación hay que añadir las cancelaciones que se están produciendo en Iberia. La compañía ha informado este sábado de que han cancelado 22 vuelos previstos para este sábado por la mañana y que la mayoría de sus operaciones sufren de importantes retrasos, hechos que la compañía achaca a la presunta huelga de celo de los pilotos de la aerolínea y también de las regulaciones de la torre de control del aeropuerto de Madrid-Barajas.

Largas colas ante los mostradores

La más afectada es Iberia, con vuelos que registran un retraso medio de dos horas, además de las 22 cancelaciones. Esto se debe a los problemas originados este viernes, que obligaron a que los aviones "durmieran" en bases "donde no estaba previsto, y a las alteraciones en las rotaciones de aeronaves y tripulaciones, entre otros motivos". Además, la compañía ha manifestado que los pilotos continúan con la huelga de celo que iniciaron a principios de diciembre, lo que no está facilitando la reorganización de los vuelos.

Durante toda la mañana se han registrado largas colas en los mostradores de facturación y de información de las compañías de pasajeros de vuelos cancelados o que habían perdidos las conexiones que tenían previsto tomar en Barajas. Estos viajeros esperaban que las aerolíneas les facilitaran nuevos pasajes para llegar a su destino.

A primeras horas de la mañana de este sábado, agentes de la Guardia Civil han tenido que personarse ya en varias puertas de embarque para tranquilizar los ánimos de los viajeros. Sin embargo, fuentes aeroportuarias han comentado a Efe que la situación es más tranquila en las terminales de Barajas que la vivida anoche, cuando se llegaron a cerrar puestos de atención al cliente de las compañías, ante las protestas de los viajeros.