Reportaje:

Pasen y vean las entrañas del cine

Mary Ellen Mark ha retratado durante casi 50 años rodajes de grandes clásicos

Es un privilegio al alcance de muy pocos. Destripar las entrañas del cine. Desbrozar sus entresijos. Pasearse por los camerinos. Codearse con los genios y no tan genios que hacen posible el milagro de una película. Ésa es la suerte y la historia de la célebre fotógrafa estadounidense Mary Ellen Mark (Filadelfia, 1940). Desde su primera vez allá por 1960, lleva casi medio siglo retratando lo que sucede tras las cámaras de rodajes de películas que navegan por las aguas del mito, como Tristana o Apocalypse now. Un trabajo que ahora recoge en el volumen Seen behind the scene (editado en Phaidon Press y a la venta en librerías españolas).

Aparte del puro valor documental, en su trabajo brilla su capacidad para el retrato. Sean Penn haciendo tiempo en su camerino; un Patrick Swayze travestido e inquietante; Jack Nicholson y Warren Beaty poniendo patas abajo (literalmente) a Stockard Channing o Nicole Kidman y Robert Downey Jr. en idénticos planos en el distinguido y duro blanco y negro de Mark.

Tiene lógica. Ella se hizo fotógrafa enamorada de la sensación de ver el tiempo congelado. Aunque el romance con las bambalinas del cine comenzó en 1960 con Federico Fellini y, claro, en los estudios Cinecittá de Roma. Fue solo el principio. En las páginas de Seen behind the scene las estupendas y medidas fotografías sirven como un involuntario repaso a la historia del cine moderno. De Satyricon a Tootsie. De Ghandi a Showgirls, Moulin Rouge o Babel.

Y entre las instántaneas en blanco y negro, destacan también extraños al cine como Henry Miller, en el rodaje de Trópico de Cáncer. Y otros por cuyas venas siempre corrió el celuloide, como François Truffaut y Catherine Deneuve (en La sirena del Mississippi) o Luis Buñuel y Jean Claude Carrière (Tristana).

En el trabajo de Mark quedan retratados también los cambios registrados en la industria del cine en medio siglo. Los directores, explica la fotógrafa, ya no se sientan detrás del objetivo, sino cerca de un monitor y alejados del rodaje. También los actores han puesto tierra de por medio. Mark recuerda que en sus inicios se paseaba con su cámara entre los grandes del cine sin problemas. Hoy, publicistas, agentes y horarios se erigen como verdaderas murallas.

El libro incluye textos de Francis Ford Coppola, Helen Mirren o Alejandro González Iñarritu. Ellos recrean en palabras la inconfundible atmósfera de espera, reiteración y algún destello de magia de un rodaje. No son las únicas firmas; entre las 250 imágenes en blanco y negro se cuelan también breves apuntes de otros amigos o conocidos. Desde directores como Milos Forman, Martin Bell o Sofia Coppola; hasta actores como Candice Bergen Jeff Bridges. Hasta el escritor John Irving.

No solo del cine ha bebido el arte de Mary Ellen Mark. La fotógrafa se hizo famosa cuando se publicaron en 1981, bajo el título de Falkand Road, sus fotografías de los burdeles de Bombay. Sus imágenes son desgarradoramente humanas. Y ante su lente compasiva han desfilado escenarios de circo o de campamentos gitanos. Los pobres y los desarraigados son recurrentes en su obra, quién sabe si en contraposición a la sofisticación derrochada por el mundo del cine.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Aurora Intxausti

Coordina la sección de Cultura de Madrid y escribe en EL PAÍS desde 1985. Cree que es difícil encontrar una ciudad más bonita que San Sebastián.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS