Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Montilla juzga "aún insuficiente" la nueva propuesta sobre financiación

"Hoy no podemos decir que hay acuerdo", recuerda Castells - El tripartito se emplaza a seguir trabajando - ERC e ICV critican la poca concreción

"Los avances son sustanciales, pero aún insuficientes", declaró el presidente de la Generalitat de Cataluña, José Montilla, en el mensaje institucional de fin de año, pronunciado anoche, tras conocer la última propuesta sobre el nuevo modelo de financiación presentada por el vicepresidente económico, Pedro Solbes. El jefe del Ejecutivo catalán admitió: "Estamos más cerca que hace dos semanas, pero todavía lejos de los objetivos que fija el Estatuto".

"La negociación continúa", animó Montilla, quien añadió esperanzado: "Cuando ésta termine, nos podremos sentir orgullosos del nuevo modelo de financiación impulsado por Cataluña". "Una vez más, Cataluña habrá abierto camino", aseveró el presidente. Aunque el documento sigue sin agradar del todo al Gobierno catalán, fuentes del Ejecutivo reconocen que la reunión de hace dos sábados en La Moncloa marcó un antes y un después; es decir, sin ella, el documento presentado ayer sería mucho peor. Por lo menos éste, a diferencia del de julio, abre la puerta a que se cumpla el Estatuto.

Castells lamenta que no concrete "ni la cuantía ni la nivelación"

"Una vez más, Cataluña habrá abierto camino", afirma el presidente

Montilla tuvo palabras para los que ponen el acento, como Convergència i Unió, en los reiterados incumplimientos de los plazos pactados entre ambas administraciones para alcanzar un acuerdo. "Ya hace tiempo que tendríamos un acuerdo si hubiéramos rebajado nuestro grado de exigencia, pero habría sido un mal acuerdo, una hipoteca para nuestro progreso", dijo.

En este sentido, aseguró haber "defendido en todo momento que lo que Cataluña pide no lo hace sólo porque es de ley y necesario, sino que éste es el criterio que se ajusta a lo que quiere la sociedad catalana. Así lo han expresado los partidos políticos, el Parlament, los ayuntamientos y las principales entidades e instituciones del país".

El Gobierno catalán considera la propuesta insuficiente básicamente por dos motivos, según explicó el consejero catalán de Economía, Antoni Castells. En primer lugar, porque "no hay ni una cifra: ni el dinero extra que el Gobierno piensa poner encima de la mesa, ni el grado de nivelación, y la ponderación de las variables [para actualizar la población] está por concretar". En segundo lugar, porque "hay elementos lo suficientemente ambiguos e inconcretos para pensar que se cumple el Estatuto", como que, tras la nivelación de los servicios fundamentales, no se inviertan las posiciones de las autonomías en cuanto a recursos per cápita, es decir, que tras contribuir a la solidaridad, Cataluña ocupe el mismo lugar en el ranking de autonomías en cuanto a los recursos por habitante que proporciona el sistema de financiación autonómica.

Es lo que en la jerga se conoce como principio de ordinalidad, que tal como está redactado en el texto estatutario da lugar a múltiples interpretaciones.Solbes, por ejemplo, asegura que la nueva propuesta cumple lo que dice el Estatuto

Ésta es, para el consejero de Economía, la piedra de toque del modelo, que depende de cuánto se nivele (si entre el 65% y el 75% de los recursos, como pide Cataluña, o más, como sostiene el Gobierno) y de cómo se reparta el 25% o más restante. "La propuesta del Gobierno no lo aclara, abre las puertas a que se cumpla el Estatuto y a todo lo contrario. Hoy no podemos decir que hay acuerdo. No es imposible, pero hay que seguir trabajando", remachó Castells.

Los socios del tripartito se manifestaron en los mismos términos. El presidente de ERC, Joan Puigcercós, dijo que la propuesta "supone un avance, pero no concreta nada" porque "faltan cifras y porcentajes". Aunque el secretario general del partido, Joan Ridao, fue mucho más duro. El número dos del partido rechazó frontalmente la propuesta y advirtió de que éste no es el camino para conseguir un buen modelo para Cataluña. Criticó que la propuesta está "llena de minas" y la tachó de ser "del todo inaceptable" porque "dinamita" el Estatuto.

El secretario general de ICV, Joan Herrera, emplazó al Ejecutivo a mover ficha de nuevo. "Podemos discutir, pero el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero tiene que moverse y concretarla mucho más aún para que tengamos un acuerdo de financición", dijo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 31 de diciembre de 2008