Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El conflicto de Oriente Próximo

EE UU culpa al grupo integrista de la violencia

Obama guarda silencio porque el "presidente es aún Bush"

Estados Unidos tiene claro quién es el culpable de los más de 300 muertos registrados en Gaza desde el sábado. Barak Obama continúa de vacaciones en Hawai, pero su consejero David Axerold ha declarado que "sólo un presidente puede hablar en nombre de EE UU y ese presidente es George Bush". Y Bush, en un comunicado leído por el portavoz de la Casa Blanca, Gordon Johndroe, desde Crawford, en Tejas, culpó al grupo islamista Hamás de la violencia en Gaza y le conminó a que cese de "lanzar proyectiles contra Israel" y "respete el alto el fuego".

En ningún momento la Casa Blanca ha instado a Israel a detener los ataques, sino que invoca también el autoproclamado derecho de Israel a defenderse. En el comunicado presidencial se esgrime que Hamás "ha mostrado su verdadera cara como grupo terrorista que se niega incluso a reconocer el derecho a la existencia de Israel como Estado" y exige a Hamás que deje de lanzar proyectiles contra Israel.

El presidente electo habló sobre Gaza, vía telefónica, con Condoleezza Rice

Por su parte, Obama llamó el domingo a Rice y mantuvieron una conversación de ocho minutos sobre Gaza, según informó un ayudante del presidente electo a la cadena CBS. En los cuatro días de conflicto no se ha producido ninguna fricción entre la Administración saliente y la del presidente electo. De hecho, el consejero de Obama, David Axelrod, ha empleado las mismas palabras que el representante de Estados Unidos ante la ONU, Zalmay Jalilzad, en el sentido de que Hamás "empezó el bombardeo" y Tel Aviv "respondió". Cuando el domingo le preguntaron a Axelrod en una entrevista televisada si Obama apoyaría a Israel tanto como Bush, éste indicó que Obama iba a mantener la "relación especial" que hasta ahora ha sostenido EE UU con Israel.

A pesar de que Obama no ha interrumpido las vacaciones en las playas de su Estado natal para pronunciarse sobre el conflicto, los medios estadounidenses han recordado estos días las palabras que Obama pronunció en julio durante una visita a Israel: "Si alguien lanzara cohetes por la noche a mi casa, donde duermen mis dos hijas, haría cualquier cosa que estuviese en mi poder para detener eso. Y yo esperaría que los israelíes hicieran lo mismo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 30 de diciembre de 2008