Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Los estragos del temporal

"Hemos visto la muerte de cerca cinco veces"

El nerviosismo era evidente ayer entre los tripulantes del transbordador Superfast Galicia, alojados en el hotel Imperial Tarraco de Tarragona. El barco pudo atracar al fin ayer en el puerto de Tarragona tras una odisea de casi tres días desde Palamòs (Baix Empordà), donde el temporal rompió las amarras y le obligó a hacerse a la mar, y frente a cuyas costas un incendio en la sala de máquinas dejó a la nave sin gobierno. Un remolcador de altura les llevó a Barcelona, en cuyo puerto debían atracar, pero el temporal impidió la maniobra, por lo que tuvieron que dirigirse al de Tarragona y por fin, en un momento de relativa calma, el lunes de madrugada pudieron considerarse a salvo tras entrar en puerto seguro.

El capitán del Superfast Galicia, a quien la empresa Transmediterránea, propietaria del barco, impuso silencio, andaba ayer en conversaciones con representantes de la firma en una sala del Imperial Tarraco, mientras algunos de sus compañeros estaban siendo atendidos de leves contusiones sufridas durante los tres días de navegación en un barco enorme de 185 metros de eslora, con los motores quemados, sin electricidad ni calefacción, en los que lo peor ha sido el pánico, según reconoció el primer oficial: "Ha sido una situación muy dura. Hemos visto la muerte de cerca en cinco ocasiones".

En el barco iban 16 tripulantes -entre ellos una mujer- y un marinero de otro barco de la compañía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 30 de diciembre de 2008