Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El gasto andaluz en I+D creció el doble que la media nacional en 2007

La inversión privada en innovación y desarrollo se incrementó un 36%

Andalucía se quedó prácticamente al margen de la revolución industrial pero no está dispuesta a perder el tren de la innovación, la nueva era que, según todos los expertos, transformará a las sociedades modernas en este primer cuarto de siglo. Pese a retraso histórico de la sociedad andaluza y alto diferencial de partida con otras regiones, la comunidad lleva varios años dando pasos de gigante para situarse a la cabeza de los lugares en los que la era de la innovación será determinante.

En el último ejercicio contabilizado por el Instituto Nacional de Estadística, el 2007, Andalucía registró un gasto en I+D de 1.478 millones de euros, lo que supone un incremento del 22% respecto al ejercicio anterior y una tasa de crecimiento que prácticamente duplica en crecimiento nacional que alcanzó en ese mismo periodo un 12,9%.

La comunidad se sitúa entre las ocho que invierten más del 1% de su PIB

La inversión en I+D supuso un 1,01% del Producto Interior Bruto (PIB), lo que la sitúa entre las ocho únicas regiones españolas que invierten más del 1% del PIB en innovación y desarrollo. Además, Andalucía se ha convertido en términos absolutos en la tercera región o comunidad española que más recursos destina a la I+D y, por primera vez, supera en esfuerzo inversor a regiones como Valencia o Asturias.

En términos absolutos, Andalucía es, tras Cataluña, la comunidad que incrementa más su gasto en I+D, un total de 264,7 millones más que en 2006. Además en términos relativos el gasto en innovación se colocó a sólo 0,26% de la media nacional (1,27% del PIB).

Varias son las claves que han propiciado estos resultados tan positivos y esperanzadores para los andaluces. De un lado el incremento exponencial que la inversión empresarial privada registró en los últimos años, con tasas de crecimiento del 36% en 2007 muy por encima del 13,7% obtenido de media por las empresas españolas. De otro, la decisión política de acompasar el ritmo de crecimiento del sector público al de la media nacional para equilibrar el modelo de desarrollo al de los países europeos más avanzados. Y un tercer factor ha sido la creación -y el crecimiento de sus inversiones en I+D-, de instrumentos públicos como la Corporación Tecnológica de Andalucía (CTA) o la Red de Espacios Tecnológicos de Andalucía (RETA) que han propiciado un espectacular incremento en las inversiones procedentes de instituciones privadas sin fines de lucro (IPSFL) hasta situarlas por encima de los 730.000 euros en 2007 y con unas cifras ya conocidas en 2008 que será espectaculares.

Respecto a la inversión privada, la cuarta más importante del país, está se elevó hasta los 584 millones de euros (+36%) frente a los 336,9 millones del sector de la Administración Pública (+19%). Esto ha equilibrado la aportación del sector privado hasta el 37,2% del total de la inversión, cuatro puntos más que en 2006, mientras que el peso del sector publico disminuye hasta el 62,8%.

Por otro lado, en el reparto total de la invesión en I+D del sector público, adquiere una dimensión determinante la realizada a través de los Centros de Educación Superior, que suponen el 40%, con 592,8 millones de euros, sólo por detrás de lo que se realiza en Cataluña con 677 millones de euros. El resto de la aportación pública en cuanto a dimensión lo realiza la Administración de manera directa con un porcentaje del 22,8% del total.

Otro de los datos que ponen de manifiesto el avance andaluz en innovación es el incremento del número de personas empleadas en Andalucía en actividades de I+D, que ha crecido en el ultimo ejercicio contabilizado un 5,2%, hasta las 22.102 trabajadores, de los que 13.434 son hombres (60,8%) y 8.668 mujeres (39,2%), y ha situado a la comunidad en tercera posición del ranking nacional. Del total de investigadores 10.805 personas están vinculadas al sector universitario (48,9%); 5.769 pertenecen al sector privado (26,1%) y 5.527 a las administraciones (25%).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 29 de diciembre de 2008