Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Miss 600 cartuchos

Encarcelada por narcotráfico una reina de belleza mexicana

Cuando, recién cumplida la mayoría de edad, Laura Zúñiga abandonó su Culiacán natal para adentrarse en la turbulenta Ciudad de México y probar suerte en el mundo de los concursos de belleza, se marcó un propósito: nunca se dejaría influenciar por nadie y solo haría caso de sus propias decisiones con la ayuda de Dios y su familia. Eso, contaba la actual Miss Sinaloa, la preservaría "de las malas compañías". Ayer, un juez mexicano decretó la prisión preventiva para este bellezón de 23 años, detenida hace cinco días en Jalisco junto a siete narcotraficantes y un arsenal que incluía dos rifles de asalto AR-15, 600 cartuchos y tres pistolas. El grupo llevaba en el vehículo, además, 55.000 dólares (unos 40.000 euros).

Laura Zúñiga dice que no sabía que su novio era 'capo' del cartel de Juárez

A Laura, quizás, le falló el olfato. Uno de sus acompañantes era su novio, Ángel García Urquiza, capo del cartel de Juárez y hermano de Ricardo, alias El Doctor, en prisión desde 2005. La explicación de la reina de belleza no pudo ser más desconcertante: el grupo planeaba ir "de compras" a Bolivia y Colombia. Luego explicó que su novio la había secuestrado y que desconocía las actividades a las que se dedicaba. "Ahora sólo rezo por mi seguridad", declaró.

La prometedora carrera en las pasarelas de Laura Zúñiga ha sufrido una indeseada interrupción en un año que había sido fulgurante. La esbelta joven, de 1,74 metros, era una de las favoritas en el concurso Nuestra Belleza México, que se celebra hoy en la ciudad de Monterrey. Su gran sueño. La directora del certamen, Lupita Jones, se ha apresurado a marcar distancias y a garantizar la "honestidad" de la organización, que se dedica "exclusivamente a preparar mujeres mexicanas para que representen de forma exitosa al país".

Esa era también la intención de Laura, recientemente coronada Reina Hispanoamericana 2008 en Santa Cruz (Bolivia). Ayer se vio despojada de ese título, y tampoco podrá competir en el concurso Miss Internacional que se celebra en Asia el próximo año. La joven y su familia soñaban con el estrellato, pero no de esta manera. Su padre, Jesús Zúñiga, se declaró "absolutamente desconcertado". Y es que Laura era una niña formal, hija de familia numerosa, que había estudiado educación preescolar y leía a Paulo Coelho.

Los blogs de los medios digitales mexicanos echaban ayer bombas. En medio de insultos irreproducibles, ellas la consagraban como "La ganadora de la Narcocorona". Ellos, en general, se mostraban más comprensivos, justificaban que ha caído en malas compañías y llamaban "ardidas" y "envidiosas" a las participantes críticas.

Laura Zúñiga pasará de momento 40 días en la cárcel mientras se investigan sus nexos con el cartel de Juárez. Su detención es el capítulo más frívolo de la guerra desatada en México entre el Gobierno del presidente Felipe Calderón y las organizaciones de la droga. La violencia del crimen organizado ha causado este año más de 5.000 muertos. El pasado fin de semana, los narcotraficantes torturaron y decapitaron a ocho soldados en el sureño Estado de Guerrero.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 28 de diciembre de 2008