El conflicto de Oriente Próximo

Alarma internacional

"Traten de salvaguardar las vidas de los civiles". Este fue el mensaje que EE UU transmitió al Ejecutivo israelí al conocerse el alcance del bombardeo sobre Gaza. Washington se abstuvo de pedir el cese del bombardeo y se limitó a recomendar que se evite la muerte de civiles "mientras Israel apunta a objetivos de Hamás en Gaza".

Al poco de comenzar la operación militar, Nicolás Sarzoky, como presidente de turno de la UE, exigió la "detención inmediata" tanto de la acción militar israelí como del "lanzamiento de cohetes desde Gaza a Israel". El mandatario francés acusó además al Gobierno de Ehud Olmert de una "utilización desmedida de la fuerza" y lamentó las muertes de civiles. "Estamos muy preocupados por la situación. Pedimos un inmediato alto el fuego y moderación extrema a todo el mundo", añadió el alto representate de politíca exterior de la UE, Javier Solana. También Rusia pidió a ambas partes que cesen en la escalada de violencia.

Por su parte, Irán, el principal régimen del que Hamás recibe apoyo político y material, pidió que se convocara con urgencia al Consejo de Seguridad de la ONU. "Estos crímenes son la prueba de la actitud agresiva del régimen sionista" , subrayó Hasan Ghasgavi, portavoz del ministerio de Exteriores de Teherán. En la misma línea se manifestó la Liga Árabe quien anunció una reunión de urgencia para hoy en El Cairo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0027, 27 de diciembre de 2008.

Lo más visto en...

Top 50