Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Israel reabre la frontera de Gaza para permitir la entrada de víveres

El Gobierno prepara una respuesta militar a los ataques de cohetes palestinos

Israel reabrió ayer uno de los pasos fronterizos con Gaza para permitir el aprovisionamiento de medicinas, combustible y alimento, tras casi dos años de un férreo bloqueo con el que el Estado hebreo pretende castigar al movimiento islamista Hamás. El ministro de Defensa, Ehud Barak, anunció la noche del jueves que había ordenado la apertura de los pasos para permitir la entrada de "provisiones humanitarias esenciales" en respuesta a las peticiones de la comunidad internacional. Algunos analistas, sin embargo, creen que la reapertura forma parte de los preparativos para el anunciado ataque a Gaza. El diario Haaretz detallaba ayer que será "limitado" y "combinado" e incluirá operaciones aéreas y terrestres.

El presidente egipcio, Hosni Mubarak, ha redoblado su oferta de arbitraje

Los tambores de guerra comenzaron a redoblar en Israel durante el pasado fin de semana tras la ruptura de la precaria tregua que Hamás y el Estado hebreo mantuvieron durante los últimos seis meses. Desde entonces, más de 200 proyectiles de los grupos armados palestinos han impactado en territorio israelí sin causar víctimas. El Ejército por su parte ha llevado a cabo varias incursiones en la franja y ha matado a cinco milicianos. También ayer, dos niñas murieron al caer sobre su casa y por error obuses de mortero palestinos, según informó la agencia de noticias palestina Maan.

Pero a pesar de la escalada de la tensión en las últimas horas, no está previsto que Israel ordene el ataque hasta que el primer ministro, Ehud Olmert, se reúna el domingo con los miembros de su Gabinete y consulte con los expertos militares. Aún así, el vecino Egipto, mediador entre las partes, anunció ayer sus preparativos para reforzar su frontera con vistas a un posible ataque. En enero pasado, hombres de Hamás reventaron a bombazos el paso fronterizo y miles de palestinos lograron escapar del cerco israelí.

Egipto, el país cuya mediación logró el pasado verano arrancar la tregua a israelíes y palestinos, ha renovado sus ofertas de arbitraje, aunque de momento tienen pocos visos de prosperar. El jueves, la ministra de Exteriores israelí, Tzipi Livni, viajó hasta El Cairo, invitada por el presidente egipcio, Hosni Mubarak, al que dejó claro que Israel no tiene intención de obedecer los llamamientos a la calma. "Hamás tiene que entender que el deseo de Israel de vivir en una región en paz no significa que vaya a aceptar la situación actual, en la que los cohetes no cesan. Basta significa basta". Por su parte, el movimiento islamista, que se hizo con el control de la franja en junio de 2007, dice no estar dispuesto a renovar la tregua si Israel no cesa sus ataques militares y si no abre los pasos fronterizos para aliviar la situación humanitaria de Gaza.

La convocatoria de elecciones en Israel el próximo 10 de febrero ha hecho que algunos políticos -sobre todo los que no están en la oposición- se mostraran reacios a emprender una campaña militar en Gaza que pudiera enturbiar su imagen. Pero la lluvia de cohetes, la presión de los habitantes del sur de Israel, castigados por los ataques palestinos, y la del resto de la clase política (hasta el izquierdista Meretz se ha pronunciado a favor de la vía militar) ha hecho que el hasta ahora prudente Ehud Barak haya decidido atacar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de diciembre de 2008