Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenida una pareja en Córdoba por tratar de comprar un bebé

Una pareja de Córdoba ha sido detenida por acordar la compra de un bebé por 2.000 euros. Al parecer, el matrimonio, formado por el español de 42 años R. R. G., y la portuguesa de 40 A. P. T., había contactado con un proxeneta que seguía obligando a una joven latinoamericana de 18 años a ejercer la prostitución, a pesar de estar en avanzado estado de gestación, según la policía. El agresor, que aún no ha sido detenido, habría cerrado el trato con la pareja.

La investigación comenzó en septiembre, cuando la joven mujer embarazada acudió a una comisaría de Córdoba a denunciar los malos tratos a los que le sometía su pareja sentimental y proxeneta. En ese momento, la mujer advirtió a los agentes de que el hombre pretendía vender a su bebé y que la pareja de compradores ya había adelantado 1.000 euros. Incluso la pareja parecía tener un plan elaborado para hacerse con el recién nacido sin levantar sospechas. La policía informó de que ya habían aleccionado a la joven de cómo debía actuar en el momento del parto. Así, la chica sabía qué nombre de pila debía ponerle al niño, además del nombre que ella misma debía facilitar como propio en el momento en que ingresara en el centro hospitalario, el de la hermana de la presunta compradora. Todo ello facilitaría la futura filiación del menor.

Un proxeneta acordó la venta, por 2.000 euros, antes de que el niño naciera

La investigación, dirigida por la Brigada Provincial de Extranjería de la Comisaría de Córdoba, se ha centrado durante estos tres meses en identificar a la pareja y recabar pruebas de que habían tratado de hacerse con el bebé a cambio de dinero. Una vez reunidas evidencias suficientes, el Cuerpo Nacional de Policía procedió a su arresto y puesta a disposición judicial. El matrimonio ha sido acusado de un presunto delito contra las relaciones familiares.

No obstante, la policía insiste en que la operación no se ha cerrado, y que siguen en marcha las investigaciones para hallar al proxeneta que sirvió de interlocutor al matrimonio para vender el bebé, aunque no han dado con él.

Tras su declaración ante la policía el pasado mes de septiembre, la joven embarazada ingresó en una institución especializada que le garantizó cobijo y atención. Allí, la mujer pudo dar a luz a su bebé sin complicaciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 21 de diciembre de 2008