Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Prisión para dos etarras que tenían informes sobre Uria

Los detenidos captaban información de objetivos de la banda

El juez Ismael Moreno ordenó ayer el ingreso en prisión de Arkaitz Landaberea y Julen Etxaniz, dos presuntos etarras que elaboraron informaciones sobre objetivos de la banda y obtuvieron datos sobre el empresario Ignacio Uria, asesinado por ETA el día pasado día 3, sus hermanos y la sociedad Altuna y Uria.

Landaberea y Etxaniz, captados por ETA en 2006, fueron imputados por un delito de pertenencia a banda armada, mientras que June Villarrubia, la compañera sentimental de uno de ellos y detenida también el pasado martes en Guipúzcoa, quedó en libertad.

Según los autos de prisión dictados por el juez, Etxaniz captó a Landaberea para integrarse en la banda y formar el "comando Urruti", que tenía como misión fundamental recopilar información sobre "potenciales objetivos" de la banda, principalmente sobre miembros de las fuerzas de seguridad.

Landaberea y Etxaniz están imputados por pertenencia a ETA

Landaberea, además, valiéndose de sus "acreditados conocimientos de informática, ha proporcionado a ETA un manual para cifrar documentación y encriptar ficheros" y ha investigado nuevas alternativas de programas de encriptación. Este "comando de información", que ha tenido varios contactos en Francia con miembros de ETA, poseía datos sobre miembros de la Guardia Civil, concretamente las matrículas y modelos de sus vehículos particulares, pero además sus rutinas diarias; tenían información sobre el recorrido de un agente que iba a recoger a su hija a un colegio de San Sebastián.

También habían elaborado informaciones sobre dos agentes de la Ertzaintza, que acudían a desayunar a un bar de la localidad donostiarra de Pasajes de San Pedro, y habían grabado la zona próxima a comisarias en Hernani, Rentería y en San Sebastián. En el auto se mencionan otros objetivos sobre los que habrían recabado informaciones, como empresarios y concejales electos del PP y del PSOE, de los que tenían fotografías publicadas en los medios de comunicación.

Tenían también datos sobre una persona que trabaja en la empresa Sabico, además de anotaciones de tipo económico de varias empresas, obtenidas por Internet, y habían recabado también informaciones sobre diversos edificios de Correos de San Sebastián y Pasajes, de oficinas del INEM, de la Seguridad Social y de los Juzgados de San Sebastián, y sobre distintos repetidores.

El juez señala que la mayor parte de las informaciones fueron elaboradas por los dos, pero en el caso de los datos de los hermanos Uria dice que se trató de una "recepción" por parte de Etxaniz, aunque no específica de quien recibió esa información y si la llegó a contrastar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 21 de diciembre de 2008